class="post-template-default single single-post postid-2912 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

40 años de triunfos en el Santiago Bernabéu: de Rexach a Messi

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uno empieza a notar que se hace mayor cuando tira de memoria y ve que se le acumulan los recuerdos. Por edad (nací en 1968) no pude ver el primer Clásico que se televisó en España (el de 1959) ni tampoco recuerdo haber visto en directo el 0-5 de 1974 (es una pena), aquel en el que Cruyff hizo diabluras en el Bernabéu. Para la gente más joven, hay que decir que entonces sólo existían dos canales de televisión (La 1 y La 2, entonces UHF, para entendernos) y la mayoría de los receptores eran todavía en blanco y negro, por lo menos el que había en mi casa. El primer Madrid-Barcelona que vi en la televisión fue el 0-2 de abril de 1976, con goles de Rexach (de falta) y Milonguita Heredia. Tenía entonces ocho años y Mora, el portero del Barça, se convirtió tras el partido en uno de los héroes de mi infancia. A medida que fui cumpliendo años, me alejé de la portería y mis ídolos en la adolescencia ya fueron de mediocampo hacia delante. Schuster y Maradona estaban en el Barça cuando el equipo del alemán Udo Lattek se impuso por 0-2, con goles de Esteban y Quini. Los dos tantos llegaron tras asistencias del Pelusa, del que recuerdo perfectamente su mejor gol vestido de azulgrana, aquel del recorte torero a Juan José junto a la base del poste. La pena es que no sirviese para ganar en el Bernabéu, pues ese partido de ida de la extinta Copa de la Liga acabaría 2-2. 

En los años 80 y 90 apenas pude festejar triunfos azulgrana en el estadio blanco. En 1984, el 0-3 de la primera jornada (Ángel en p.p., Archibald y Calderé) le permitió al Barça levantar la Liga del inglés Terry Venables. En 1986 se dio un resultado sorprendente, otra vez en Copa de la Liga: 0-4 (Amarilla, dos, Urbano y Esteban) en un Bernabéu anormalmente vacío. Esta competición la jugaban los suplentes al finalizar la temporada y tenía muy poco atractivo. El Barça de Cruyff ganó cuatro ligas seguidas, la primera Copa de Europa para el club y marcó una época, pero sólo fue capaz de salir victorioso una vez del Bernabéu. Fue en 1994, con el celebradísimo e importantísimo gol de Amor a pase de Stoichkov en la penúltima jornada de una Liga que terminaría siendo recordada como la del penalti de Djukic. Entonces yo ya trabajaba en AS y recuerdo a toda la redacción arremolinada en torno al televisor del entonces director Julián García Candau, esperando el desenlace infartante de aquel campeonato. “Noooooooooo”, gritaron al unísono la mayoría de mis compañeros. Como a Djukic, a mí me temblaron las piernas, pero de alegría. No menos emocionante fue el triunfo por 2-3 de la primera Liga de Van Gaal, aquel que llegó tras los goles de Rivaldo, Luis Enrique y Giovanni, butifarra final de éste último incluida.

Con el cambio de siglo, aunque se hicieron esperar (el primero llegó en 2004, con el fantástico pase en globo de Ronaldinho a Xavi), los triunfos del Barça en el Bernabéu han sido más habituales. En la última década todos los aficionados culés hemos podido celebrar hasta siete, cinco en Liga, uno en Champions y otro en Copa. El 0-3 de 2005 con la exhibición de Ronaldinho fue sólo un aperitivo de la más grande orgía futbolística que hayan visto mis ojos: el 2-6 de 2009. Ese partido también lo viví en la redacción de AS y os aseguro que al acabar el duelo no he acudido a un funeral con más silencio que el que había allí entonces. Tras el 2-6 todos los triunfos posteriores nos han parecido menores, pero el 0-2 de 2010 sirvió para ganar la Liga al competitivo Madrid de Pellegrini, el 0-2 de 2011, con el mejor gol que Messi ha marcado en el Bernabéu, facilitó la conquista de la cuarta Champions en Wembley y el 1-2 de 2012 (con sorprendentes goles de Puyol y Abidal) permitió levantar una nueva Copa del Rey frente al Athletic. Sólo dos victorias no vinieron acompañadas de premio extra. Las dos fueron en Liga, el 1-3 de 2011 (Alexis, Marcelo, en p. p. y Fábregas), y el de 2014, tras un hat-trick de Messi (3-4). Hubo un tiempo que estos triunfos hubieran justificado la temporada. Pero ahora no. Ahora los aficionados sólo celebramos los premios gordos.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Parse error: syntax error, unexpected 'endif' (T_ENDIF) in /usr/home/lavozdelbarcelona.com/web/wp-content/themes/champion/comments.php on line 42