class="post-template-default single single-post postid-11480 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

400 goles de Messi, doblete de Suárez y recuperación de Coutinho

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El tridente del Barça fue otra vez protagonista en el triunfo ante el Éibar (3-0), un equipo que había ganado al Madrid por esa misma diferencia y que no ha vuelto a celebrar una victoria desde entonces. La afición celebró un buen doblete de Suárez, el gol 400 de Messi en Liga y también una cierta recuperación de Coutinho, que participó activamente en los dos primeros goles. Antes del partido, puse un tuit en el que alababa el criterio de Valverde. El brasileño necesitaba una prueba así del técnico (la titularidad) para mostrarle su apoyo. No creo que Coutinho salga de inicio contra el Levante el próximo jueves, pero puede que vuelva al once el domingo contra el Leganés. Ya lo he dicho muchas veces esta temporada, el Barça dispone ahora mismo de 14 o 15 titulares y da un poco igual que Valverde coloque a Arthur o a Vidal, a Dembélé o a Coutinho, a Sergi Roberto o a Semedo. Y si Umtiti estuviera disponible pasaría lo mismo con Lenglet, que está ofreciendo también un gran rendimiento.

Los equipos de Mendilibar suelen poner en muchas dificultades al Barça en el Camp Nou, pero casi siempre acaban goleados. En esta ocasión le cayeron 3 al Eibar como le podrían haber metido 4 o 5. En la primera parte, los de Valverde apenas tuvieron el balón. Algo más en la segunda, pero tampoco demasiado. No le hizo falta. Tampoco sufrió mucho con los ataques del equipo vasco. Algún remate peligroso de Enrich y poco más. El Barça se adelantó tras una buena combinación entre Coutinho y Suárez, que se entienden casi sin mirarse desde su época del Liverpool. Messi estuvo muy desconectado y el centro del campo muy fallón, así que el tanto no hizo que el Barça se adueñara del partido sino que buscara rematarlo a la contra. Pudo hacerlo al final de la primera parte, cuando Coutinho enfilaba a Riesgo y recibió una falta de un defensor por detrás. Fue una jugada muy parecida a la de Odriozola con Gumbau con la diferencia que el madridista ya iba cayéndose antes de entrar en el área y el brasileño ya encaraba al portero. El árbitro era el mismo que el del Bernabéu, Gil Manzano, el mismo que sacó fuera del área un penalti a Sergi Roberto en Málaga. Como la jugada era de apreciación, insisto, el VAR no puede intervenir. Pero si lo de Odriozola era penalti, éste de Coutinho, también. Haría bien el barcelonismo, como digo, en poner el grito en el cielo porque la jugada se olvidará pronto, eclipsada por el triunfo fácil del equipo.

Al poco de volver del descanso, Suárez robó el balón a un defensa, combinó con Coutinho, después con Messi y éste, con la facilidad que acostumbra, puso el 2-0 cruzando el balón con su mágica zurda. Llegaron entonces los mejores momentos del Barça con el tridente desatado y a punto de hacer un estropicio tremendo al Eibar. Llegó el tercero de Suárez en una jugada personal en la que Sergi Roberto estuvo muy avispado al sacar rápido de banda y poco más tarde la sustitución de Cucurella, muy aplaudida por el Camp Nou. Cuando el canterano se fue cedido este verano apoyé la decisión porque no le veía como lateral izquierdo en el Barça. Prefería a Miranda. Pero viendo la actuación de uno y otro en esta misma semana parece que me equivoqué. La intensidad con la que juega Cucu ya la había visto en el filial y en juveniles, pero allí nunca jugó tan adelantado como ahora. Sería difícil que Cucurella tuviera sitio ahora de titular en el Barça, pero no cabe duda de que sería un revulsivo estimable. Eso sí, si no jugara habitualmente, tampoco tendría la chispa y la velocidad que se le aprecian ahora. Sería difícil para mí tomar una decisión sobre este jugador, la verdad. Y supongo que para los responsables de tomarla en el Barça, también. En cualquier caso, el jugador también tendrá algo que decir, puesto que el Eibar tiene una opción de compra al final de esta temporada.

Con la marcha de Cucurella, protagonista destacado en el triunfo ante el Madrid, se acabó el interés del partido, aunque quedara media hora. Sólo lo animaron un poco las carreras de Dembélé, que causan una expectación en el Camp Nou como aquellas arrancadas poderosas del gran Ronaldo, el brasileño. Valverde, que había reservado al francés y a Vidal para la visita del Levante en Copa, empezó a pensar en este partido y sacó del campo a Sergi Roberto y Busquets, dos que también se presumen como titulares el jueves. De los perseguidores, el Atlético ganó con apuros (1-0 al Levante), el Sevilla perdió en San Mamés (2-0 ante el Athletic) y el Real Madrid se impuso con muchísimo sufrimiento al Betis de Setién (1-2). Los rojiblancos siguen a 5 puntos y los dos equipos blancos, a 10. Yo no sacaría un equipo tan titular en Copa, pero creo que Valverde sí tratará de sacar adelante la eliminatoria. Espero que a la larga no nos pase factura.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies