class="post-template-default single single-post postid-10136 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 ivan-vc-enabled header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

7 puntos de ventaja al Atlético y 17 al Madrid

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El Barça empató contra el Getafe (0-0) y sólo saca 7 puntos de ventaja al Atlético y 17 al Madrid. Estamos en la jornada 23, así que quedan 15 partidos. Y el Atlético todavía debe visitar el Camp Nou y el Bernabéu. Ya lo avisaba Valverde en la víspera y también yo en este modesto blog: el partido tenía trampa y podían escaparse puntos. Hubiese preferido equivocarme, claro, pero no es posible jugar cada 3 días y ganar siempre. Hay veces en que el rival te complica, otras en que no estás tan fino de cara a puerta o simplemente no tienes el día. Lo mejor es que el equipo continúa invicto después de 23 jornadas (18 victorias y 5 empates) y sigue siendo el máximo favorito para ganar la Liga. Ahora la diferencia respecto al Atlético se ha acortado, pero este es el peaje que hay que pagar por llegar casi siempre a la final de Copa. Casi nunca sale gratis. Por eso hacer un Triplete es más difícil que ganar una Champions. O tanto como imponerse en dos seguidas. Menos mal que ahora una semana de margen para la vuelta a Europa, porque imaginaos lo que sería ir el martes o el miércoles a Stamford Bridge. Esta semana y pico, con solo un partido (Eibar, el sábado, a las 16:15), va a venir muy bien para descansar y coger fuerzas para la recta final de todas las competiciones.

Valverde planteó un esquema muy ofensivo, con Suárez, Alcácer y Messi arriba y Coutinho en medio. Supongo que pretendía derribar el muro del Getafe a base de pegada. No le funcionó. Había que mover más rápido el balón e hilar más fino en el centro del campo para que Messi pudiera recibir con ventaja. No fue el caso. A equipo se le notó espeso y lento en la circulación. Rakitic y Busquets estuvieron más preocupados por ayudar a la improvisada pareja de centrales (Yerry Mina y Digne) que por mirar hacia arriba y eso creo que acabó pasando factura arriba. Cuando quiso apretar y doblegar al Getafe, en la última media hora, el Barça se encontró además con un Guaita soberbio que paró todo lo que le llegó entre palos.

Aunque Yerry Mina tuvo dos buenas ocasiones en sendos remates de cabeza, su actuación en general me deja muchas dudas. La principal es que no piensa rápido, que es lento de mente y de piernas para jugar en el Barça. Es muy joven, acaba de llegar y tiene todo el tiempo por delante para aprender, esta claro, pero cuando se recupere Vermaelen no creo que juegue mucho. Y le será muy difícil progresar en esas condiciones. Habrá que rezar para que no haya una lesión de Piqué o de Umtiti, porque Yerry Mina ahora mismo no me parece una garantía de rendimiento inmediato. En cambio, Digne sí demostró que puede ser una buena solución de emergencia.

Esa debilidad atrás no fue aprovechada por el Getafe, que se dedicó todo el partido a cortar el juego del Barça, con la complicidad arbitral, por supuesto. Es el equipo que más faltas hace de la Liga y se fue del Camp Nou con sólo 3 tarjetas por 2 del Barça. A Messi le hicieron al principio una obstrucción en el área que me pareció penalti y luego le pegaron una patada en la cabeza. Bruno fue el autor de ambas violaciones al reglamento y se fue de rositas. Los jueces de línea hilaron muy fino a la hora de señalarle fueras de juego a Messi y a Suárez. Aunque el Barça no fabricó muchas ocasiones, sí las suficientes como para haber ganado. También hay que decir que Getafe también tuvo alguna opción a la contra, si bien no demasiado clara. Como supongo muchos de vosotros, esperaba mucho más en este partido de Coutinho y Dembélé, los fichajes estrella de este curso. El brasileño pareció muy perdido, sin conexión con el juego y fue sustituido por Iniesta, que descansó de inicio. El francés relevó a Alcácer y su mejor acción fue un gran centro que cabeceó Suárez en el tiempo añadido. Por cierto, Fernández Borbalán sólo alargó 3 minutos el encuentro cuando tuvo que sacar hasta dos cartulinas amarillas (Antunes y Guaita) por perder tiempo. Ya sabemos lo que hay, al Barça nunca le regalan las ligas, tienen que ganárselas desde el primero hasta el último partido. Lo dicho, 7 puntos de ventaja y sólo 15 jornadas por delante. Hay que seguir siendo optimistas.

(Foto/Autor: Yerry Mina, en acción durante su debut de titular en el Camp Nou/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies