Arnáiz marcó otra vez y volvió Dembélé

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Las dos mejores noticias de esta ida de octavos de Copa frente al Celta (1-1) fueron que Arnáiz marcó otra vez y que volvió Dembélé 108 días después de su lesión. El chaval del B sigue mostrando desparpajo y suma 3 goles en 3 apariciones con el Barça. Pocos habrá que puedan presumir de semejante estadística en sus comienzos. Arnáiz pudo hacer un doblete en dos ocasiones claras que tuvo en la segunda parte y, a falta de Messi y Suárez, que se quedaron en Barcelona, fue el hombre punta y el más peligroso del equipo de Valverde. Dembélé salió a falta de 20 minutos y se le vieron pocas cosas, la verdad. Remató una vez a puerta, perdió algún pase sencillo y apenas pudo exhibir su mejor cualidad, que es la velocidad en carrera. El francés debe entrar poco a poco en el equipo y ayudar lo que pueda esta temporada, que creo que será bastante a medida que vaya cogiendo el tono físico. Ya habrá tiempo de exigirle. Los regresos tras tanto tiempo sin jugar nunca son fáciles. Supongo que tendrá más minutos contra el Levante y en la vuelta de estos octavos, dentro de una semana. A ver si la Copa le sirve para ponerse en forma.

Con un equipo que empezaba en Cillessen y acababa en Arnáiz, repleto de suplentes y con los cracks en Barcelona, la declaración de intenciones de Valverde, que comparto plenamente, está muy clara: vista la trayectoria en Liga y el brillo de la Champions, la Copa es la competición menos importante. El 1-1 concede una ligera ventaja al Barça, pero la eliminatoria no está cerrada, ni mucho menos. El Celta ya consiguió empatar hace poco más de un mes en Liga (2-2), con un resultado que dejaría fuera al Barça. Me temo que en la vuelta, Valverde sí pondrá un equipo más reconocible que en Balaídos, pero, si no lo hace, yo no le voy a criticar. La Copa desgasta mucho a los titulares del equipo durante los meses de enero y febrero. En esta ida hubo descansos, pero Piqué, Vermaelen y Busquets jugaron todo el encuentro. Eso a la larga puede notarse.

Creo que el resultado fue mezquino con la buena segunda parte del Barça, en la que envió 2 nuevos remates a los palos, una constante ya de esta temporada. Busquets, que no se prodiga mucho en ataque, envió un zapatazo al larguero y Sergi Roberto conectó un remate al palo cuando el partido agonizaba. El Barça se adelantó al cuarto de hora, tras una buena combinación que nació en un robo de balón de André Gomes, una conducción de Denis y una buena asistencia del centrocampista portugués, en plan box to box, para Arnáiz. Sixto empató en otra contra a la media hora en un remate inverosímil, sin apenas ángulo después de que Aspas hubiera golpeado el travesaño. De entre todos los suplentes, me parece que el que más se reivindicó fue Semedo, que hizo un derroche de condiciones por su banda, tanto en defensa como en ataque. André Gomes y Denis Suárez estuvieron más intermitentes, en su línea desde que llegaron al Barça. Alternaron buenas acciones con otras que dejaron mucho que desear. En cambio, no me gustó demasiado Aleix Vidal. Ya sé que no está jugando en su posición, pero se equivoca demasiado en acciones fáciles. Es el clásico jugador que ha perdido mucha de la fe en sus posibilidades que tenía cuando llegó. Mascherano volvió a no jugar ni un minuto y es una señal más que clara de su marcha del equipo. Por contra, Vermaelen volvió a jugar a un gran nivel y volvió a demostrar que es un suplente de garantías de Umtiti. Lo malo será cuando alguien tenga que hacer de Piqué. En fin, dentro de una semana veremos si el Barça sigue en la Copa.

(Foto/Autor: Paulinho y Aleix felicitan a Arnáiz, autor del gol del Barça/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies