class="post-template-default single single-post postid-17382 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Barça, rey del Clásico 87 años después

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El Barça volvió a reinar en el Bernabéu en Liga 3 días después de su goleada en Copa. Esta vez el marcador fue más exiguo (0-1), pero el juego fue muchísimo más convincente. Con un poco más de acierto en el remate, se habría superado ampliamente el 0-3 del pasado miércoles. A mí me da igual, la verdad, porque el triunfo vale los mismos 3 puntos valiosísimos. El Madrid se aleja a 12 puntos del líder y queda, salvo catástrofe improbable, fuera de la lucha por el título apenas comenzado marzo. Os recuerdo que hace poco más de una semana por aquí estaban hablando tranquilamente de Triplete. Al Madrid le queda la Champions, sí, porque ahí raramente se cruza con el equipo de Messi. La última vez que lo hizo, en 2011, ya sabemos todos lo que pasó. A los aficionados madridistas se les llena la boca diciendo que son el mejor equipo de Europa, pero eso es imposible cuando no eres el mejor equipo de tu país. Messi va camino de ganar la que sería su 10ª Liga y está en la final para alzar la que contaría como su 7ª Copa. Hasta 2003, el Barça sólo había ganado 13 veces al Madrid en su estadio. A partir de entonces, lo ha hecho en 13 de 25 ocasiones. Con este 0-1 el Barça se convierte en el rey del Clásico 87 años después, pues no lo era desde 1932: 96 victorias para el Barça, por 95 de su rival. Eso es por obra y gracia de Messi, mal que les pese en la capital, que es un jugador irrepetible y además es el máximo goleador en la historia de los duelos Barça-Madrid.

En esta ocasión, al igual que en el partido del miércoles, tampoco hizo falta la mejor versión del 10 argentino, que sin ser mala, por supuesto que estuvo a años luz del jugador con el que tristemente le comparan ahora, el joven Vinicius. Digo tristemente porque le acabará pesando esa comparación, como pasó hace no tanto con Asensio, ahora convertido en un jugador tan intrascendente como vulgar. También de Isco decían que era mejor que Iniesta y ahora sólo juega en el Madrid los minutos de la basura. Y cuando lo hace. Vinicius me recuerda mucho a aquel Giovanni dos Santos que se hizo con un puesto de titular en la última temporada de Rijkaard en el Barça. Como en el caso de Vinicius, el joven mexicano apuntaba muchas cosas, pero en la definición era un desastre, como le pasa al brasileño. No puedes ser un gran jugador si rematas tan mal las jugadas como lo hace Vinicius. Giovanni marcó un tanto afortunado en Champions y luego 3 al Murcia en el que fue su último partido de azulgrana. Sin marcar muchos goles, nadie, por mucho que se llame Vinicius y sea joven y apunte maneras, puede ser delantero en el Madrid, igual que no lo sería en el Barça.

El Barça jugó mucho más serio este partido que el de Copa. El Madrid, aparte de correr mucho y empujar sin desmayo, pocas veces hizo intervenir a Ter Stegen. Courtois sí tuvo algo más de trabajo. La defensa estuvo soberbia y el centro del campo también. Entró Arthur y se notó. Cuando fue sustituido por Arturo Vidal, también se notó, pero en la contención. Esta vez el chileno sí entró al partido con la intención clara de sujetar defensivamente al equipo y lo logró. Es para lo que se le fichó, para este tipo de partidos Champions. Rakitic marcó un golazo a pase de Sergi Roberto, mucho más clarividente que Semedo en el lateral y que apenas sufrió con Vinicius. El Barça no pasó casi en ningún momento por agobios o apuros. Ya digo, con algo más de finura en las contras peligrosas de la segunda parte (Dembélé estuvo algo errático), en cuanto hubiese entrado el segundo tanto, caerían en cascada 2 o 3 más. El Madrid se salvó por eso y porque debería haber jugado con 10 la segunda parte. Undiano Mallenco le perdonó descaradamente al roja a Sergio Ramos, que agredió a Messi de forma impune. Por menos, el VAR expulsó a Lenglet contra el Girona. Esta vez no creo que haya muchas moviolas, porque todas las jugadas dudosas fueron en el área del Madrid: un posible penalti a Rakitic, una mano de Carvajal… En fin, que veremos lo que hace el Atlético contra la Real Sociedad en Anoeta, porque de momento los rojiblancos se acuestan a 10 puntos del Barça. Sólo quedan 12 jornadas y ganando 9 o 10, Messi será de nuevo campeón. Gran victoria de un gran Barça, que compitió muy bien en el escenario de su máximo rival, al que derrotó por 2 veces en apenas 4 días y al que superó en el pulso histórico 87 años después. Un triunfo sin duda para celebrar, sobre todo porque acerca mucho el alirón de Liga.

Rakitic celebra su gol/fcbarcelona.es

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies