Cillessen paró y Yerry Mina bailó

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El Barça conquistó su segunda Supercopa de Catalunya en la tanda de penaltis, después de que el duelo contra el Espanyol, bastante aburrido, por cierto, terminara con 0-0. Cillessen paró todo lo que le llegó, que no fue poco, y además detuvo el lanzamiento decisivo de Jurado. Antes habían marcado para el Barça Alcácer, Palencia, Yerry Mina y Abel Ruiz. El central colombiano bailó tras marcar su penalti. Al final, el 4-2 de la tanda otorga un título muy devaluado que ni siquiera el Barça mereció. El Espanyol fue mejor a lo largo de los 90 minutos, pero no en la tanda. Esta Supercopa de Catalunya no tiene sitio en un calendario tan cargado como el azulgrana y se notó desde la alineación hasta la celebración: sólo Yerry Mina y Cillessen festejaron el título. El Espanyol se lo tomó algo más en serio, pero tampoco convocó ni siquiera a sus mejores jugadores.

Al final fue como un entrenamiento con público en Lleida, donde se disputó el encuentro. El Barça comenzó con los 8 suplentes convocados más 3 jugadores del filial: Carles Aleñá, al que ya todos conocemos, Jorge Cuenca, un prometedor central zurdo, y Sergi Palencia, lateral derecho, que además es capitán. De los 3, al que más flojo que vi fue precisamente al que tiene mayor calidad, Aleñá, que acabó engullido por la presión del Espanyol. Cuenca es muy joven, pero tiene buena pinta si adquiere algo más de físico y Palencia le pone una voluntad tremenda, pero dudo mucho que ni siquiera tenga oportunidades de jugar en el primer equipo. Eso sí, no creo que tenga problemas para ganarse la vida en el fútbol profesional.

De los suplentes, el único que terminó el partido fue Yerry Mina, al que ya vi jugar más rápido que el día de su debut contra el Getafe. Es curioso: dos partidos del colombiano, dos 0-0 del Barça. Esta temporada no tendrá muchas oportunidades de jugar con fuego real, salvo cuando la Liga esté ya decidida, pero la próxima campaña creo que puede ser un buen recambio para Piqué. En cambio, las sensaciones que me dejó Dembélé son un poco contradictorias. Por un lado, el francés demostró que tiene una arrancada en parado y una conducción de una aceleración terrible. Por otro, dejó ver que todavía está muy verde en la finalización de sus jugadas. De momento apunta más que confirma. Iniesta ya estuvo corriendo en el entrenamiento de los titulares y puede que esté para el Chelsea, porque Coutinho no puede jugar Champions y Dembélé puede que todavía no esté para ser titular en un encuentro de tanta envergadura. Denis Suárez, que parecía uno de los más entonados, se lesionó en el primer tiempo. André Gomes empezó de mediocentro y siguió de interior sin destacar especialmente en ningún sitio, como es su costumbre, y Alcácer falló las dos ocasiones más claras del Barça, una nada más empezar con la izquierda y otra cerca del final con la cabeza. Está claro que había más que perder que ganar en este partido, pero, salvo Cillessen, ninguno de los suplentes demostró que puede pelearle el puesto a los titulares.

(Foto/Autor: El Barça, con el trofeo de la Supercopa de Catalunya/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies