Corramos un tupido velo ante la alta traición a España

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Haced conmigo un sencillo ejercicio de imaginación. Imaginad que es el Barça el que ha fichado a Lopetegui y que Messi le hace a España 3 goles en el debut del Mundial. Al día siguiente las portadas de la Prensa deportiva se parecerían a esa falsa del diario Marca que circula por las redes. Lo del Barça y Lopetegui sería una traición a España, el asunto se mezclaría con la situación política y el quilombo se convertiría en uno de esos que marcan época. En cambio, la prensa de la capital y, por ende, la nacional ha adoptado la vieja táctica de corramos un tupido velo ante la alta traición a España. Lopetegui es el nuevo entrenador del Real Madrid y eso es más importante de lo que le ocurra al equipo nacional. Y si Cristiano nos hace 3 goles pues le doramos el ego un poquito más y aquí paz y después gloria. ¡Qué más da que otra vez se invente un penaltito y una faltita para hacer dos goles y completar su hat-trick con un regalo de De Gea! Otra vez se le tilda como el mejor del mundo y punto. Por eso empatamos contra Portugal, no por todo el lío precedente montado con el cambio de seleccionador a horas de iniciar la competición.

Reconozco que hacía tiempo que no me sentaba a ver un partido de España en un gran torneo con la desgana y la desmotivación que lo hice en este contra Portugal a pesar de que Piqué, Alba, Busquets e Iniesta eran titulares. Supongo que a muchos de vosotros os habrá pasado lo mismo. Por eso, el empate (3-3), aunque fuera en los últimos minutos y aunque fuera logrado por Cristiano, no me supuso ningún disgusto. Además, las opciones de la Selección para clasificarse continúan casi intactas. No fui nunca un admirador de Lopetegui, pero reconozco que había conseguido hacer un equipo que funcionaba bastante bien. Cómo lo hará ahora con Hierro es toda una incógnita. De entrada, no me gustan las escasas luces del actual seleccionador. En su primer partido, el equipo demostró más orgullo que otra cosa.

Portugal empezó mejor y se adelantó por medio de ese penalti en el que no intervino el VAR, porque hubo un leve contacto, por más que sepamos todos que fue buscado por Cristiano. Durante este Mundial prometo hacer un artículo exclusivamente dedicado a esta innovación tecnológica, pero ya estamos viendo que no acabará por completo con los errores arbitrales. Sólo reducirá bastante los que son escandalosos, que ya es bastante. Los que quedan a interpretación del árbitro seguirán como hasta ahora. Ese leve contacto, por ejemplo, no fue suficiente para al argentino Pavón le señalarán un penalti idéntico al de Cristiano. Es cierto que tampoco el árbitro vio falta a Pepe en el primer empate de Diego Costa, pero en cambio sí la observó en la de Piqué a Cristiano, buscada de nuevo descaradamente por el portugués al borde del área. Cuando España hizo el 2-2 y se adelantó se vieron sus mejores minutos en el partido. No sentenció y lo pagó, entre otras cosas porque me parece que Hierro se precipitó un poco con los cambios. Iniesta, Diego Costa y Silva dieron paso a Thiago, Aspas y Lucas Vázquez. La selección perdió un poco el hilo y acabó dejándose empatar un partido que tenía ganado y que mereció ganar. En general fue mejor que Portugal, pero tuvo muchos altibajos. Antes del primer empate, por ejemplo, recibió varias contras que si acaban en gol podríamos estar hablando de aquel 1-5 contra Holanda con el que empezamos el Mundial de Brasil hace 4 años. En fin, veremos si contra Marruecos e Irán, el equipo encuentra más solidez, algo muy necesario para llegar lejos en un Mundial.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies