Coutinho juega de Iniesta con Brasil

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Por lo visto en el último ensayo de Brasil antes del Mundial, la victoria contundente contra Austria (0-3), ya con el recuperado Neymar en el once titular, Tite reserva para los azulgranas Coutinho y Paulinho el papel de escuderos de Casemiro en el centro del campo. Para que nos entendamos, Coutinho juega de Iniesta con Brasil, en un papel más de centrocampista que de atacante. Paulinho hace prácticamente lo mismo que le hemos visto esta temporada de azulgrana, de mediocampista de ida y vuelta constante, con especial énfasis en lo que es su gran especialidad, la llegada al área rival en la gran mayoría de las jugadas de ataque. Ya he comentado varias veces, durante la media parte de temporada que ha actuado en el Barça, que Coutinho tiene que aprender a jugar con el tempo del partido si quiere triunfar de interior en el Camp Nou. El primer mandamiento es no perder el balón, algo que suele hacer a menudo porque lo arriesga quizá más de lo necesario. Tanto Xavi en su día como Iniesta después o Rakitic ahora basan el 90% de su juego en no perder la pelota y distribuirla con criterio. El segundo principio es que no siempre es necesario atacar a la carrera. A veces conviene hacerlo con pausa. Depende del momento, del espacio y de la situación de todos los jugadores en el campo.

Quizá este Mundial de Brasil le sirva a Coutinho para adaptarse porque si el Barça termina fichando a otro atacante es muy probable que tenga menos oportunidades de actuar más arriba, como ha hecho este año. Tras el partido ante Austria, los medios de comunicación le preguntaron por si se sentía cómodo en esta posición un poco más retrasada, con Neymar, Gabriel Jesús y Willian como tridente de ataque arriba. “Ya había actuado en esta posición anteriormente tanto en el Barcelona como en el Liverpool. Yo siempre intento estar preparado para jugar y adaptarme a lo que el entrenador necesita”, dijo el azulgrana.

Contra Austria, Coutinho estuvo algo más pendiente de la elaboración y de parar las posibles contras del rival. Es lo que tiene esa posición, que necesita de más equilibrio posicional y más sacrificio por los compañeros. No tanta alegría, brillo y desborde y más combinación. Coutinho no está acostumbrado a dar pases supuestamente intrancesdentes o hacia atrás, sino que tiene alma de delantero. Lo demostró una vez más en la combinación vertiginosa que supuso el 0-3 con su excompañero Firmino, en la que definió ante el portero como si fuera el propio Neymar. También probó el disparo desde fuera del área en varias ocasiones y en una de ellas se encontró con el larguero. El brasileño, a horas de cumplir los 26 años, está llamado a desempeñar un papel destacado en el Barça del curso que viene. Y muy probablemente en la posición en la que le tocará jugar en el Mundial. Para los cules será sin duda uno de los atractivos del torneo.

(Foto/Autor: Coutinho, con Brasil ante Austria/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies