Coutinho y Arthur pueden ser los Iniesta y Xavi de la próxima década

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Coutinho y Arthur fueron titulares en el último partido de Brasil (4-0 a El Salvador). Ambos actuaron en el 4-3-3 de la canarinha de escoltas de Casemiro, el mediocentro del Madrid. Estuve viendo el encuentro y creo que, con el riesgo que supone tal afirmación, Coutinho y Arthur pueden ser los Iniesta y Xavi de la próxima década. El primero ya se está asentando en ese puesto, el de interior izquierda, en el Barça. Tiene 26 años y es un futbolista totalmente hecho, física y mentalmente, para jugar al más alto nivel. Ya lo demostró en el último Mundial, donde destacó por encima de Neymar. No creo que nadie tenga ninguna duda con Coutinho. Si las lesiones le respetan, los aficionados del Barça vamos a ver los mejores años de este futbolista, cuya magia y conducciones sorteando líneas enemigas sí recuerdan muchísimo a las del mito manchego. Además, en los últimos partidos se nota que tiene un gran feeling con Messi, parecido al que el crack azulgrana tenía con Iniesta. El brasileño ya le dio al argentino dos grandes asistencias ante el Huesca. Una acabó en gol y otra en el larguero. Creo que es una de esas pequeñas sociedades que nos harán disfrutar mucho a los culés.

Por su forma de jugar, Coutinho remite claramente a Iniesta, pero por la actitud que demuestra cuando está en el campo y por su gran remate de lejos a mí me evoca al gran Rivaldo. Apenas sonríe, salvo cuando marca, porque está muy concentrado en el juego y le gusta asumir mucha responsabilidad. Recorre una gran cantidad de kilómetros y es directo y eficaz, como lo era Rivaldo. Puede hacer cualquier virguería que se os ocurra, en plan Neymar o Ronaldinho, pero a la vez es un gran jugador de equipo, un tipo serio y responsable cuando juega. Se nota que ya ha hecho la mili en Europa. Lo único que me parece que puede mejorar es saber cuándo arriesgar y cuándo no en ataque, arte del que tanto Iniesta como Xavi eran unos auténticos maestros.

Arthur, por su parte, ha causado sensación en su país, donde ese tipo de jugador no es muy común. Allí se ha llevado en los últimos años el centrocampista fuerte (Dunga, Mazinho, Mauro Silva o Casemiro) y el de ida y vuelta, más o menos fantasioso (Kaka, Baptista o Paulinho), pero menos el constructor de juego, tipo Xavi o Modric. Arthur no perdió un balón, recuperó bastantes y se ofreció siempre para tejer el juego de Brasil. Siempre que se habla de Xavi recuerdo una frase suya que se me quedó grabada. No es literal, pero más o menos venía a decir esto: “Yo no soy nadie sin compañeros que la pidan. En el Barça disfruto porque todos la piden y yo se la doy como ellos la quieren. Este, al pie, aquel al espacio, etc”. Arthur fue el mejor socio de todos, el encargado de llevar el ritmo de juego en Brasil, igual que Xavi lo hacía en el Barça. Ahora freno, ahora acelero. Depende del momento o de la ocasión. Con Arthur y Coutinho, me parece que Messi tiene ahora las condiciones idóneas para explotar todo su talento, en un escenario similar al de la llegada de Guardiola de hace una década. No creo que ni Arthur ni Coutinho estén en condiciones de alinearse en Anoeta (sábado, 16:15), porque los dos jugaron en Estados Unidos en este parón internacional y aún no se han entrenado con el equipo, pero nada me gustaría más que ambos fueran titulares en el estreno de la Champions, el próximo martes en el Camp Nou contra el PSV (18:55). Sería para no perderse ese partido por nada del mundo.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies