Dembélé sacó un punto de oro del Wanda

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Lo primero que os tengo que decir es que voy a ponerme una medalla, porque, cuando me equivoco, también lo digo. Por la mañana, aposté por la alineación que salió contra el Atlético y acerté con las 3 novedades que hubo. Lo podéis ver en Facebook o Twitter. Durante toda la semana, pensé que Arturo Vidal sería titular. También que Umtiti relevaría a Lenglet en la defensa y que Sergi Roberto adelantaría su posición con Semedo por detrás. Para mí, como entiendo también que para Valverde, era el mejor equipo posible para este viceclásico. Yo también me habría guardado la bala de Dembélé para el final, tanto si el partido estaba igualado como si fuera en desventaja, como al final ocurrió. Lo que si me sorprendió fue la racanería del Atlético. Mira que le he visto partidos defensivos a los de Simeone contra el Barça, pero éste creo que superó a todos. Y estuvo a punto de salirle bien, así que supongo que insistirá en su idea, no me cabe la menor duda. Diego Costa cazó un cabezazo en un córner cuando faltaban apenas 15 minutos para el final. Pensé que con ese resultado (1-0) acabaría el partido. Las dos únicas veces en que el Atlético de Simeone se ha impuesto al Barça, las dos en Champions, fueron de la misma manera. cerrando todos los caminos del gol al rival y aprovechando alguna ocasión aislada a la contra o a balón parado. A un minuto del final, Dembélé sacó un punto de oro del Wanda (1-1), porque permite al Barça seguir liderando la Liga, al menos hasta que juegue el Sevilla.

A estas alturas, el primer puesto me importa poco. Lo mejor de este 1-1 es que es mejor que el 0-0 al que parecía condenado el encuentro. Los dos equipos tenían pocas ganas de arriesgar. Recordad que en la Liga que gana Simeone (2014), los resultados fueron 0-0 en el Calderón y 1-1 en el Camp Nou, robo de Mateu Lahoz mediante. A Simeone, como le pasa a Mourinho a la hora de encarar una eliminatoria que empieza en su estadio, ya le iba bien el 0-0. Supongo que pensará que mejor habría sido conservar ese resultado. El partido sólo tuvo emoción en el último cuarto de hora. Creo que la intención de Simeone es que no pasará apenas nada en tres cuartas partes del duelo para jugárselo un poco más al final. En la televisión, Michael Robinson decía que el partido parecía la ida de unas semifinales de Champions. Tranquilamente pudo pasar por eso o por una final. Tampoco descarto que estos dos equipos puedan verse más adelante en Europa, a partir de cuartos. Los dos equipos tienen entre ceja y ceja esa competición.

Ya vengo diciendo desde el principio de temporada que este curso el máximo rival que veo en la lucha por la Liga es el Atlético. El Sevilla puede arrebatar el primer puesto al Barça si le gana al Valladolid, pero me parece que los rojiblancos tienen más recursos y son más fuertes defensivamente. Por la mañana estuve viendo al tercer candidato, al Madrid en Eibar, donde perdió 3-0 y donde me causó una impresión penosa. En ninguno de los partidos perdidos por Lopetegui, ni siquiera en el 5-1 del Camp Nou, vi a un Madrid tan completamente superado por su rival. El Eibar fue mejor de cabo a rabo y en ningún momento se vio que los blancos pudieran darle la vuelta al resultado. Solari tiró otra vez de Vinicius en los minutos finales y fue un auténtico desastre. Creo que le falta más de un punto de cocción y eso no podrá dárselo el Madrid. Me parece que Florentino acudirá sin remedio al próximo mercado de invierno. De su acierto o no dependerán sus posibilidades esta temporada. Como poco, necesita contratar un delantero de cierto nivel con urgencia si no quiere terminar la temporada en blanco.

Del partido del Wanda, poco más se puede comentar. Quizá la mala suerte que tuvo Sergi Roberto, que volvió a lesionarse. Rafinha, su sustituto, tuvo un amago también de problema físico al comienzo del segundo tiempo, pero lo superó. En el gol del Atlético, Rafinha aparece como defensor de Diego Costa, lo que no parece tanto culpa suya como fallo en la coordinación defensiva del equipo. Me pareció que Arturo Vidal hizo un buen partido y que el equipo fue muy disciplinado a la hora de presionar, replegarse y defender. Ter Stegen no tuvo que hacer ninguna parada de mérito. Es cierto que tampoco Oblak, que además recibió el tanto de Dembélé por debajo de las piernas. Tanto se aplicaron en guardar sus porterías que tanto Barça como Atlético se olvidaron un poco de atacar. En los dos casos, el miedo a perder era más grande. El empate les valía a los dos y así terminó el duelo. Pero insisto, para el Barça es mejor el 1-1 que el 0-0. A igualdad de puntos, un 0-0 en el Camp Nou le valdría esta vez al Barça. Simeone no podría repetir su planteamiento. O quizá sí. Está en su naturaleza. Así ha ganado lo que ha ganado, aunque también perdiera 2 finales de Champions. Lo veremos en 2019.

(Suárez y Piqué felicitan a Dembélé tras su gol/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies