España no tiene plan en un Mundial sin dueño

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Traicionada por un técnico sin ética (Lopetegui), ante Irán se vio de nuevo que España no tiene plan. Ganó de rebote y de chiripa (0-1) a la selección supuestamente más débil del grupo. Ahora suma 4 puntos y un empate en la última jornada ante Marruecos, ya eliminada, le vale para clasificarse para octavos. Jugando como lo hizo ante los árabes no le doy muchas posibilidades. Ni ante Rusia ni ante Uruguay, las dos rivales que pueden tocarle en suerte. Aún así, este Mundial parece no tener dueño y cualquier cosa puede pasar. Islandia empató contra Argentina, México le ganó (y bien) a la Alemania campeona, Brasil no pudo con Suiza y Francia e Inglaterra se impusieron, también con fortuna, a Australia y Túnez. Todas las favoritas y algunas que lo son menos (Portugal, Polonia o Colombia) han sufrido para ganar o para sumar algún punto. La igualdad al fútbol ha llegado para quedarse. Creo que ha sido de la mano de la globalidad. Como todo está a la vista de todo el mundo y todo se puede copiar, hasta la más débil selección del planeta sabe cómo conservar el balón, cómo defender y cómo atacar. Los modelos de juego o de entrenamiento son perfectamente imitables. Lo vimos con Irán y antes con muchas otras selecciones.

En este Mundial contarán más que nunca los pequeños detalles. Y entre ellos, uno de los que está cobrando más importancia es el VAR. Irán empató en fuera de juego. El árbitro lo señaló, pero los segundos que transcurrieron hasta que el VAR lo confirmó fueron eternos. Sin embargo, lo importante es que se hizo justicia: había fuera de juego. El VAR, como ya dije en el anterior post, no eliminará del todo la polémica del fútbol, pues, como vimos en el Portugal-Marruecos, dio validez al gol de Cristiano tras una falta previa más que flagrante y hasta violenta de Pepe, pero va a cambiar algunas de las actitudes de los jugadores. Cristiano, por ejemplo, se sigue tirando en el área, porque así le pitaron un penalti ante España, y lo seguirá haciendo a la que note el más ligero contacto, pero cuando sepa que sus piscinazos se analizarán con detalle en tiempo real, quizá recapacite e intente hacer otra cosa en el área, no sólo engañar al árbitro.

También estamos viendo cómo las malas artes de algunos jugadores, tanto defensivas como ofensivas, se están reduciendo. Ahora será difícil que se escape alguna roja clara. Tanto a Diego Costa como a Luis Suárez, por ejemplo, todavía les cuesta dominar ese genio con el que se han ganado la vida en el fútbol hasta ahora. Lo vemos en algún leve pisotón o en los piques que mantienen con los rivales, pero ahora ambos saben que no sólo les están mirando los ojos de los árbitros en el campo sino que hay decenas de miradas electrónicas escrutando cada una de sus acciones. También Cristiano era de los que soltaban alguna patadita o puñetazo ahora que no me miran, algo que en estos momentos resulta imposible. Creo que el VAR hará que los futbolistas se centren a partir de ahora más en el juego y no tanto en el engaño al árbitro. Aunque también vimos cómo Irán ponía a prueba la elasticidad del reglamento y a un colegiado permisivo con las pérdidas de tiempo. Fue un un primer tiempo lamentable y el castigo llegó con el gol de rebote de Diego Costa en un mal despeje de un defensa al comienzo del segundo. Esta vez hubo eso que se ha dado en llamar justicia poética. Paradójicamente, fue a raíz del 1-0 cuando se vio a la España más insegura, más vulnerable y caótica. No me gustó la apuesta inicial por la banda derecha del Real Madrid, Carvajal y Lucas Vázquez, cuya aportación fue bastante mediocre, por no decir insustancial, ni los relevos de Koke, Asensio y Rodrigo. Hasta que se le acabó el fuelle y empezó a perder balones sin ton ni son, Isco fue de los mejores junto a Busquets. A la Selección le faltó algo de paciencia y finura en el primer tiempo y mayor control en el segundo. Ante un equipo con más pólvora arriba, podríamos estar a estas alturas casi haciendo las maletas al segundo partido, como en el anterior Mundial. Lo ideal en un gran torneo, en cualquier caso, es ir de menos a más. Lo bueno es que España ha empezado así. Lo malo es que también lo han hecho el resto de las favoritas.

(Foto/Autor: Busquets hizo un gran partido/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies