Mateu Lahoz intenta quitarle otra Liga al Barça

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Para quien no lo recuerde, Mateu Lahoz es el árbitro que no concedió un gol legal de Messi en el decisivo Barça-Atlético (1-1) que decidió la Liga de 2013-14. Esperemos que esta vez se quede en el intento de quitarle otra Liga al Barça, porque su arbitraje fue de nuevo decisivo para que los de Valverde no se llevaran la victoria de Las Palmas (1-1). Justo al filo del descanso se hizo el despistado en una mano de Chichizola fuera del área. Era una expulsión de manual, porque aunque el balón le da primero en el pie, el portero hace un gesto instintivo con la mano para evitar que le llegue a Luis Suárez, que tenía la portería vacía por delante. No contento con esa decisión, nada más volver de vestuarios se inventó un penalti que ningún jugador canario ni siquiera le protesta. Nunca sabremos si lo que pita es un forcejeo de Sergi Roberto o un leve toque con el brazo de Digne después de que el balón rebote en el poste. El caso es que bien pudo pitar el bloqueo ilegal que le hicieron a Vermaelen, pero tampoco lo hizo. Pitó penalti invisible, para decirlo en palabras de Valverde. Sí, es el primero que le señalan al Barça en dos años, aunque el Madrid tiene 2 rachas aun mejores, pero alguien debería explicar al menos qué infracción se cometió. Más que nada, para que nos enteremos.

Puestos a pitar algún penalti, hubo uno muy claro a Paulinho en el minuto 41 cuando iba a rematar un centro de Suárez. Por no hablar de lo que le zurraron a Messi, además de forma claramente premeditada, pues fue un rival distinto cada vez, una táctica que recordó a aquella de Juande Ramos con el Madrid en el Camp Nou en 2008 (2-0). Todos se llevaron su correspondiente tarjeta amarilla, claro, pero Gálvez, en el 68, también debió ser expulsado, porque entró al argentino desde muy atrás, sin ninguna posibilidad de llegar al balón y además de forma muy peligrosa. Mateu Lahoz ya dirigió el 1-1 del Wanda esta misma temporada y tampoco vio una mano de Savic en el área bastante clara. En fin, nada que no le haya pasado al Barça en numerosas ocasiones. Como el Madrid está a 15 puntos, hay que hacer todo lo posible para que el Atlético tenga al menos la oportunidad de arrebatarle el título a los azulgrana. Los que elaboran el calendario ya se han encargado que para recibir a los rojiblancos el próximo domingo apenas haya 48 horas de recuperación. Además, pitará el extremeño Gil Manzano, aquel que expulsó el año pasado a Neymar en la Rosaleda y sacó un penalti a Sergi Roberto fuera del área con los infractores y la víctima totalmente dentro de ella.

No es la primera vez que os digo que esto es lo que hay. Unas veces el Barça puede sobreponerse a los arbitrajes y otras, como en Canarias, no. Pudo hacerlo, es verdad, si hubiera aprovechado su buena primera parte, en la que desperdició varias ocasiones muy claras, quizá producto de su relajación debido a su manifiesta superioridad. A veces, cuando lo ves tan fácil, te desconcentras y es cuando más fallas. Messi marcó un golazo de falta, otro más para su infinita colección de tantos magistrales, pero Luis Suárez jugó cohibido porque no quería ver una amarilla que le hubiese privado de alinearse ante el Atlético. Visto cómo fue el arbitraje, no tengo ninguna duda de que la hubiese visto a la mínima que hubiera chocado simplemente con alguien. Pero para jugar en esas condiciones yo habría colocado a Alcácer. Es lo que pensé que haría Valverde, que apostó también por Aleix Vidal en lugar de por Coutinho o Dembélé. No salió bien, la verdad. En general al equipo le faltó chispa y algo de energía a la hora de ganar los balones divididos. Como fue general, desde Umtiti a Busquets, pasando incluso por los que salieron de refresco como Coutinho y Dembélé, que no aportaron demasiado esta vez, no me preocuparía. Las Palmas está más acostumbrado a jugar en las condiciones climáticas de las islas canarias (más calor y humedad cuando el día anterior el Barça se entrenaba a bajo cero en la península) y le puso, es cierto, mucho más corazón y tensión competitiva. Pero está claro que si no hubiera sido por Mateu Lahoz habría perdido claramente. El empate deja la diferencia con el Atlético en 5 puntos. Si los rojiblancos son capaces de empatar o ganar en el Camp Nou, habrá Liga hasta el final. Si no lo hacen, creo que el Barça no se dejaría 9 puntos en los 11 partidos que faltarían tras este decisivo duelo. Lo veremos este domingo (16:15). Para el Barça, os lo digo siempre, nunca es fácil ganar una Liga. Tampoco lo será ésta.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies