Messi, Alba y Suárez le hacen otro 8 al Huesca y ponen líder al Barça

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Como muchos medios apostaban por que Valverde hiciera rotaciones en este partido, parte de la afición no encajó muy bien que el técnico repitiera la alineación de Valladolid. ¿No pueden jugar Lenglet, Vidal, Malcom o Arthur frente al Huesca?, me preguntaban en twitter antes del choque. Claro que pueden, contesté. De hecho 3 de ellos lo hicieron en la segunda parte. Lo que ocurre es que pienso que ahora Valverde está priorizando encajar bien a Coutinho y Dembélé en su once ideal. Y estoy de acuerdo con él. No olvidemos que tanto el brasileño como el francés apenas jugaron media temporada el curso pasado. El brasileño, además, lo hizo la mayoría de partidos en un puesto más adelantado. Soy partidario de hacer rotaciones, pero me parece que ahora no es el momento. Lo será dentro de 2 semanas, cuando los internacionales vuelvan del parón y haya que afrontar 5 partidos (Real Sociedad, PSV, Girona, Leganés y Athletic) en 15 días. Ahí me atrevería a asegurar que casi todos los suplentes sí que tendrán su oportunidad. Mientras tanto entre Messi, Alba y Suárez le hicieron un 8-2 al Huesca que pone líder al Barça por diferencia de goles. +10 tiene el Barça por +8 del Real Madrid y los dos ya ponen tierra de por medio respecto al Atlético (ya a 5 puntos) y Valencia (a 7), los equipos Champions que en teoría podrían disputar el título.

El partido comenzó con susto, un gol de Cuchu a los 2 minutos (0-1) y terminó con el octavo de Suárez en el 92, de penalti. El Barça salió dormido y Messi tuvo que activarlo con un golazo, el del empate. Estos partidos pueden tener su peligro en puntos si el rival se atrinchera atrás y no tienes el día en ataque, como pasó hace tiempo con el Hércules en la época de Guardiola (0-2) o con el Alavés (1-2) en la de Luis Enrique. En plan capitán, el crack argentino agarró el balón en el borde del área, amagó con tirar de zurda y hasta 5 rivales pensaron lo mismo, taponar su disparo, pero, en lugar de hacer eso, rompió a su defensor con un quiebro, se internó en el área y marcó con la derecha. Un gol de nuevo solo a su alcance. A partir de entonces, con algún altibajo, como el que costó el segundo tanto del Huesca, el Barça jugó a placer frente a un adversario tan valiente como temerario.

Me da que la próxima vez que pise el Camp Nou, el Huesca no jugará tan valiente, pues en la anterior visita en Copa, cuando era equipo de Segunda B, los suplentes y canteranos del Barça le hicieron también un 8-1. El Rayo de Paco Jémez jugaba así en el Camp Nou y también solía salir goleado. No quiere decir que si los rivales se atrincheran todos atrás vayan a salir mejor parados, pero si a Coutinho, Messi, Dembélé y compañía les das espacios y no presionas bien la goleada está casi asegurada. Jémez lo resumía en que tienes que elegir la manera de morir, si defendiendo o atacando. Entre Dembélé y Alba fabricaron el 2-1, que acabó siendo un autogol del Huesca cuando el lateral hacía el pase de la muerte desde la línea de fondo. Este tanto, como el siguiente de Suárez, tuvieron que ser validados por el VAR, que le resta algo de espontaneidad a las celebraciones, pero que a cambio dota a este juego de una mayor justicia.

En la segunda parte, primero Dembélé, tras un buen pase de Suárez, y luego Rakitic, tras otro magistral de Messi, se unieron a la fiesta. Dos grandes remates, de zurda el francés y de diestra el croata. Faltó el gol de Countinho, que lo tuvo en un mano a mano con el portero. A cambio, el brasileño le regaló el 6-2 a Messi con otro excepcional pase al hueco. Para entonces, el Huesca había desaparecido y el Barça jugaba a su antojo. Sólo faltaba ver si era capaz de superar la diferencia de goles con el Madrid para alcanzar el liderato. Alba, cómo no, de nuevo a pase de Messi, hizo el séptimo y se reivindicó en el primer partido que jugaba tras saber que Luis Enrique le dejaba fuera de la Selección. Umtiti, Busquets y Rakitic fueron los elegidos por Valverde para dar sus primeros descansos y el partido acabó siendo una exhibición para deleite de la hinchada azulgrana. No me gustó que el Huesca nos hiciera 2 goles en prácticamente las 2 ocasiones que tuvo en el partido, pero a cambio me gustó mucho el peligro y la contundencia que demostró el Barça casi en cada ataque. Luis Suárez volvió a ser Luis Suárez, Dembélé marcó otra vez (gran arranque de temporada) y Coutinho también acabó firmando un buen partido. Esas son las piezas que ahora hay que encajar. Por ahora, los suplentes tendrán que esperar.

(Foto/Autor: Alba, Suárez y Messi celebran uno de los goles/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies