Messi es del Barça, Cristiano, del Ronaldo FC

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Una pena. Ya no tendremos más en España el duelo Messi-Cristiano, sin duda el más largo y competido de los que yo recuerde entre 2 futbolistas de nuestra Liga. Ahora su rivalidad sólo podrá seguir dándose en Europa, terreno donde únicamente el portugués ha sido capaz de superar al argentino. De momento. Porque no debemos olvidar que Messi tiene 2 años menos y que los mayores éxitos de Cristiano han llegado en los últimos 4 o 5 años. En el balance global y en el cara a cara particular entre estos dos grandes cracks, el gran triunfador es sin duda Messi. Como antes lo fue contra Robinho, Robben, Van der Vaart, Kaká o James Rodríguez, jugadores con los que le intentaron comparar. Durante los 9 años que ambos han coincidido en España, el Barça ha ganado 6 Ligas y 5 Copas por sólo 2 Ligas y 2 Copas del Madrid. En el saldo global de títulos el marcador señala un 24-16 a favor del azulgrana y, en el saldo goleador, los 450 goles del luso se quedan cortos ante los 472 del argentino. Se enfrentaron en 30 Clásicos y 14 fueron para Messi y sólo 8 para Cristiano. A mí estas cifras, despojadas de alma, no me dicen nada. Para mí, además de la gran distancia de calidad en todos los demás apartados del juego (en fútbol no sólo cuenta el remate), la gran diferencia entre los dos es que Messi es del Barça, Cristiano, del Ronaldo FC. El primero juega para todos los culés. El segundo, para su beneficio propio, que también favorece, de paso, claro, al club que le paga en ese momento. Un día fue el United, luego el Madrid y ahora será la Juventus.

Pese a que le han vestido de todas las camisetas imaginables, Messi siempre se ha mantenido fiel al Barça, donde acabará, según sus deseos, su carrera a primer nivel antes de regresar a Newell’s. Sólo por eso, todos los culés, casi sin excepción, le adoran tanto como le temen y odian los madridistas. Ronaldo podría enfrentarse al Real Madrid ya la próxima temporada. Seguro que no le importará lo más mínimo. Si hacemos caso a las portadas y a lo que se dice en la capital, pocos lloran su marcha. “Fue bonito mientras duró”, titulaba AS. Lo único que echarán de menos son las cifras de Cristiano, esas que tanto y tanto ha destacado la Prensa todo este tiempo y que ahora sólo son eso, cifras. Que además han sido engordadas porque ha jugado en el Madrid. Estoy convencido de que si Luis Suárez, por ejemplo, hubiese estado 9 años de blanco y tirase faltas y penaltis tendría exactamente los mismos números que el portugués o muy parecidos. Algunos madridistas le ponen a la altura de Di Stéfano y otros un lugar justo por debajo, pero Cristiano nunca ocupará un lugar de privilegio en el corazón de los madridistas como Casillas o Raúl, por no ir más lejos.

Si no, en lugar de jalear una venta por 100 millones en 2 plazos, todo el mundo estaría aquí llorando su marcha y pidiendo explicaciones a Florentino. La relación de Cristiano y el Madrid siempre ha sido puramente contractual. Cuando se marchó Neymar, muchos aficionados azulgrana le pedían explicaciones a Bartomeu por los 220 millones de la cláusula, pero entonces nadie podía esperarse que alguien podía pagar esa cantidad. Cristiano tenía una cláusula de 1.000 millones y hace pocos días todavía podía leerse que el Madrid exigiría esa cantidad para dejarle salir. Al final se demuestra que cualquier cláusula, salvo las que están indudablemente por debajo del valor de mercado, como la de Lenglet, por ejemplo (sólo 35 millones) pueden negociarse y que los futbolistas juegan donde quieren jugar. Ni más ni menos. Cristiano había hecho varios intentos ya y en cuanto ha encontrado un club que pagase por él se ha marchado. La cantidad pagada, desde luego, no casa bien con la supuesta importancia del jugador. Desde el punto de vista de la Juventus, la operación sólo puede entenderse como una gigantesca operación de marketing, no sólo del club, sino del fútbol italiano en general. Estos 100 millones son perfectamente equiparables a los 25 que pagó el Milán por Ronaldinho en 2009. Como entonces el Barça, no creo que el Madrid eche de menos a Cristiano. Y menos a punto de cumplir 34 años. Seguirá marcando goles, sobre todo de falta y de penalti, porque la Juventus es el Real Madrid italiano, pero no creo que allí cumpla ni siquiera las 4 temporadas que ha firmado. Mi impresión es que el club blanco le ha dado más a él que él al club. Sin Messi no se entenderían para nada los 32 títulos que ha sumado el Barça en los últimos 13 años. Para cualquier jugador madridista que pase 9 años en el club, 16 trofeos no parecen demasiado botín. Sin ir más lejos, Karim Benzema, más importante que el portugués en la resolución de la última Champions (2 goles en semifinales ante el Bayern y 1 en la final por 0 de Cristiano), lleva los mismos.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies