class="post-template-default single single-post postid-11552 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Messi remonta otro 0-2 y se lesiona

Facebooktwitterredditlinkedin

La Copa empieza a pasar factura a las primeras de cambio, como me temía. El Valencia hace volar 2 puntos del Camp Nou (2-2) y Messi se lesiona. Dos malas noticias. El argentino tuvo que hacer un esfuerzo extra, como el de todo el equipo, para remontar otro 0-2 y acabó tocado. No parece grave, pues dio la impresión de ser una contractura muscular debido al clásico bocadillo por un golpe en su muslo derecho. Pero da la casualidad de que, en ausencia casi total de Suárez y, sobre todo, Coutinho, tuvo que ser Messi el que de nuevo tuvo que echarse el equipo a la espalda. Me parece que si Boateng o Malcom hubieran salido de inicio lo habrían hecho mucho mejor que el uruguayo y el brasileño. El Barça salió al partido como si todavía estuviera al final del duelo en el pasado miércoles, o sea, en las nubes. Antes del minuto 2, Parejo ya había probado a Ter Stegen y Cheryshev había rematado al palo. En cambio, en la primera contra que tuvo Messi se le vio que no tenía la chispa necesaria para decidir. El Valencia prefería replegarse en torno a su área y el Barça dominaba casi por inercia, aunque se acercaba con peligro. De pronto, una jugada de Messi que pudo ser falta al borde del área de Parejo se convirtió, tras una transición rapidísima, en el 0-1 de Gameiro.

El show de Undiano Mallenco, principal culpable de que el Barça no ganara la final de Copa de 2011 ante el Real Madrid, había empezado. En la sala del VAR estaba Gil Manzano, así que no iba a corregirle, claro. Entre otras cosas porque era una jugada de apreciación. Undiano tampoco vio un claro penalti de Gabriel Paulista, que fue a taponar un remate con las manos en la espalda, pero en última instancia decidió cubrir más espacio. Como el balón dio antes en su cuerpo, ellos entendieron que la mano fue involuntaria. Para mí fue voluntarísima, porque si no su brazo habría continuado en la espalda, pero en fin. Poco después, el árbitro apreció que Sergi Roberto le hacía penalti a Wass sin que el danés tuviera la más mínima opción de llegar al balón en un centro. Simplemente el valencianista se paró para enredarse en los pies del canterano azulgrana. El penalti fue trasformado por Parejo en un 0-2 a todas luces injusto.

Por fortuna, otro leve toque de Lato a Semedo en el área también fue interpretado por Undiano como penalti, con la salvedad de que perjudicó claramente al Barça, pues un segundo después, Messi enviaba un obús que se colaba por la escuadra del portero valencianista. El argentino convirtió el penalti engañando a Neto y tuvo una ocasión inmejorable para empatar al filo del descanso. A la vuelta de vestuarios, el partido pareció más de balonmano, como dijo Rakitic, que de fútbol. El Barça lo intentó de mil de maneras (¡qué falta hacía Dembélé y que poco trascendente resultó Coutinho!) y el Valencia sólo se estiró para dar algún susto por medio de Rodrigo. El resto fue un monólogo azulgrana, que mereció más que el empate. Messi encontró un hueco en un disparo desde fuera del área y lo celebró con rabia. Pero poco después recibió un golpe y estuvo casi 5 minutos atendido en la banda. Quedaba más de un cuarto de hora por delante para desequilibrar el empate, pero Messi ya no fue el mismo y Undiano y sus ayudantes siguieron viendo blanco en todas las jugadas grises. Piqué también jugó todo el encuentro con una brecha en la cabeza. Al Barça nunca le regalan ningún punto en esta Liga. Por esto tiene que pelearlos todos con sangre, sudor y tino. Cuando acabe la jornada veremos si el punto es bueno, malo o regular, dependerá de lo que hagan el Atlético y el Real Madrid, que lo único seguro es que no tendrán que lidiar con Undiano Mallenco. Ahora hay un día más para recuperar y encarar el duelo de Copa ante los madridistas y supongo que el equipo lo intentará, pero el próximo domingo hay que visitar San Mamés, otro estadio que, con independencia del árbitro, no es fácil de conquistar. A ver cómo sobrevive el Barça. Es la factura que siempre hay que pagar por seguir en Copa.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies