Messi se lesiona, pero el Barça recupera el liderato

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El partido contra el Sevilla dejo 2 grandes noticias: una buena y otra mala, como en los chistes. Messi se lesiona, pero el Barça recupera el liderato. Como siempre os digo, hay que quedarse con lo positivo. Era la primera vez que el Barça de Valverde afrontaba un encuentro para volver a ser líder y no para defender el liderato y no falló, al contrario que sus máximos rivales por el título. El Real Madrid cayó estrepitosa e inesperadamente contra el Levante en el Bernabéu (1-2) y llegará al Clásico del domingo (16:15) a 4 puntos del Barça. Lo que no se sabe aún es si el traidor de Lopetegui estará en el banquillo. El Atlético, por su parte, se dejó 2 puntos contra el Villarreal y está a la misma distancia del equipo de Valverde. A estas alturas de la Liga y con la igualdad que preside el campeonato, la ventaja es poco importante, pero qué duda cabe de que es mejor estar primero que quinto, que es el mejor puesto que puede ocupar el Madrid al termino de esta jornada.

Toda la semana pensando qué haría Machín para parar a Messi y resulta que fue una caída casi intrascendente la que dejó KO al argentino. Así es este juego, totalmente imprevisible. Por eso engancha tanto, porque te sientas a verlo sin saber el final. Messi tiene una fractura en el radio del brazo derecho. El tiempo aproximado de baja es de tres semanas. Messi no jugará contra Real Madrid, Rayo y Betis en Liga y tampoco podrá alinearse en el doble duelo contra el Inter de Milán de Champions. Pero a la vuelta del próximo parón internacional, cuando haya que enfrentarse al Atlético, estará disponible, así que tampoco es tan grave.

El Barça había arrancado el partido a lo grande, pues en el minuto 2, el tridente de ataque había fabricado el 1-0. Semedo profundizó por la derecha, descargó en Suárez, que pasó a Messi para que asistiera a Coutinho con uno de esos pases que sólo D10s puede ver. El golpeo de primera del brasileño tampoco se quedó atrás. Mejorando actuaciones precedentes, Luis Suárez también participó en el segundo tanto, obra, cómo no, de Messi. El Sevilla es su blanco favorito, ya le ha hecho 32 goles. Esta vez fue con un tiro de los clásicos suyos desde el borde del área y buscando el palo derecho del portero. Cierto es que el Sevilla también había avisado con un tiro al poste de Arana, pero nada hacía presagiar la accidentada primera parte que vimos en la que Piqué y Busquets recibieron sendos balonazos y Kjaer también tuvo que ser atendido por un golpe.

La lesión de Messi dejó tocado al equipo. Primero porque jugó con 10 casi 10 minutos hasta que salió Dembélé, al que pareció que no le apeteciera jugar. Y segundo porque el francés, en lugar de intentar recuperar el puesto perdido con la inclusión de Arthur en el equipo titular, hizo gala de una falta de intensidad rayana en la desgana. Dembélé se dejó en este encuentro parte del crédito que había recuperado en el inicio de curso con su gran acierto goleador. Combinó alguna buena acción con innumerables pérdidas de pelota y eso es algo que el Camp Nou no perdona: la grada le acabó pitando. Sin Messi, el Barça tuvo oportunidades bastante claras a la contra, especialmente una de Rakitic cuando agonizaba la primera parte, en la que el croata intentó marcar de vaselina y falló. Y alguna más en la segunda parte a cargo de Suárez, que también se topó con el palo. Pero el peso del partido lo llevó el Sevilla, que jugó con mucha valentía y con la gran determinación que le faltó al Barça. En la segunda parte, la falta de control y de ideas para salir jugando desde atrás me recordó mucho a la debacle de Roma. Y no fue así porque Ter Stegen realizó dos dobles paradas sólo al alcance de los porteros elegidos. Tras la primera, Suárez forzó el penalti que luego transformó en el 3-0 y tras la segunda, Rakitic voleó el 4-1 para acabar con cierta incertidumbre que se adueñó de la afición tras el 3-1 afortunado de Sarabia. Este también es un juego de momentos y el Barça, desde luego, aprovechó mejor los suyos. Ya en el tiempo añadido, Muriel puso el 4-2. El resultado dice que fue superior el Barça, pero el juego del equipo me dice que no lo fue y que un empate e incluso una derrota no habrían sido para mí ninguna sorpresa. Ahora tocará jugar sin Messi algunas semanas, así que ya puede Valverde concienciar a los suyos de que tienen que al menos igualar la intensidad de los rivales si quieren superarlos, porque a su lado no jugará el genio que resuelve casi todos los problemas. Sin duda, será un gran aliciente para la plantilla: deberá demostrar que  también es buena sin Messi.

(Foto: Momento en que Messi se fractura el radio)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies