Paciencia con Dembélé y Coutinho: deben adaptarse sobre la marcha

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Creo que la afición debería tener paciencia con Dembélé y Coutinho. Los dos deben adaptarse al Barça sobre la marcha y no es fácil. No lo fue para Arda Turan y Aleix Vidal, hace dos temporadas, cuando se incorporaron en enero tras estar cuatro meses sin jugar, y no lo será ahora para el francés y el brasileño. En el caso de Dembélé, su juventud (20 años todavía) y que acaba de encadenar dos lesiones (una muy grave) lastrarán su rendimiento de aquí a final de temporada. En el caso de Coutinho, que no pueda jugar Champions es un gran inconveniente para convertirse en una pieza esencial del equipo, como sería su deseo y el de la mayoría de los culés. Creo que la afición debe tener paciencia y, sobre todo, olvidarse de lo que han costado, que para mí no ha sido tanto en realidad.

Con los 222 millones de Neymar se ha pagado el fijo de ambos futbolistas (105 por Dembélé y 120 por Coutinho). Con las variables sí se sobrepasarán ampliamente lo dejado en caja por el fugado al PSG, pero como máximo serían 80 más en los años de duración de sus respectivos contratos. No sé (ni me importa) lo que cobraran ambos, pero estoy completamente seguro que entre los dos no llegarán a lo que se embolsaba Neymar. Así que yo lo veo de esta manera: el Barça no se ha gastado X millones (poner la cifra que queráis) para suplir a Neymar sino que ha fichado a dos jugadores con el dinero que recibió por el brasileño. Es lo mismo que hizo el club en su día cuando el Gordo Ronaldo se fue al Inter y se trajo a Rivaldo y Sonny Anderson. Un 2×1. Está claro que nunca estos dos pudieron hacer sombra al recuerdo del Fenómeno, pero ganaron nada más llegar 2 Ligas consecutivas con Van Gaal, algo que no se logro con Ronaldo.

Puede que con Dembélé y Coutinho ocurra lo mismo. Neymar es un jugador muy difícil de sustituir. El club ha apostado por el extremo y el brasileño y ya veremos con el tiempo si ha acertado o no. Antes de lesionarse de gravedad, Dembélé dejó ante la Juventus (3-0) una buena prueba de lo que podría ser su rendimiento en el futuro. En los dos ratos que ha jugado en su reaparición, no, claro. Coutinho ya ha decidido, no un partido, sino una eliminatoria de semifinales contra el Valencia. Creo que es una buena presentación y fue hace una semana, no hace un siglo. Uno de los grandes males del periodismo deportivo es que sólo se tiene en cuenta para opinar el último o, como mucho, los dos últimos partidos. Así las opiniones van cambiando de semana en semana, sin ningún sentido ni rubor alguno. Desde este modesto blog siempre he intentado deciros que para disfrutar verdaderamente del fútbol hay que tener una mirada más amplia, a veces ni siquiera de la temporada en curso sino de más allá. Ter Stegen era un porterito, Sergi Roberto no servía para el lateral, Piqué no tenía concentración, Umtiti era un desconocido, a Alba le faltaba altura, Busquets estaba sobrevalorado, Iniesta era demasiado frágil, Rakitic nunca podría suplir a Xavi, Messi se lesionaba mucho y Suárez estaba gordo y no metía ni una. Seguro que habéis oído alguna de estas críticas en sus comienzos en el Barça. Por no hablar de Paulinho, que no servía para nada aun antes de verle sobre el campo. Si nos guiáramos por las primeras actuaciones de los futbolistas tened por seguro que ahora no tendríamos un equipo que aspira a conseguir el Triplete por tercera vez en su historia. Paciencia, amigos, paciencia.

Nota importante: si queréis comprar algún artículo oficial del Barça, podéis hacerlo a través de Amazon en estos enlaces. Es rápido y seguro.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies