Suárez apalizó al Madrid: 5-1 sin Messi

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Otro Clásico para la historia. 5-1 sin Messi, que lo vio en la grada tranquilante junto a su hijo Thiago, como el día del Inter. Suárez apalizó al Madrid con un hat-trick que supongo dejará al traidor de Lopetegui en la lista del paro. Antes del partido, como casi siempre, muchos madridistas daban la victoria por descontada. No aprenden nunca. Mejor que no lo hagan, claro. Es el castigo que pagan por su eterno pecado de soberbia. Del mismo modo que el técnico madridista pagará con el despido fulminante su alta traición a la Selección en las vísperas del Mundial. Sinceramente, me ha sorprendido lo que han aguantado a Lopetegui (buena parte de culpa la tiene su Prensa amiga) y no creo que en la capital le echen mucho de menos, como sí hacen, día sí y día no, con Cristiano Ronaldo. El Madrid del primer tiempo me pareció uno de los peores que recuerdo de los últimos años. Por momentos, recordó a aquel del 2-6 en el Bernabéu o del 5-0 a Mourinho. Es verdad que sacó algo de orgullo en el comienzo del segundo tiempo y pudo incluso empatar. Modric envió un tiro al palo y Benzema desaprovechó una clara ocasión con 2-1.

Como siempre os digo, este es un juego de momentos. El Madrid no aprovechó el suyo y lo pagó con una goleada. Así es el fútbol. El Barça había hecho un primer tiempo completísimo, tanto en defensa como en ataque, monopolizando el balón y el ritmo de juego. Marcó dos goles por medio de Coutinho, a pase de Alba, y de Suárez, de penalti, forzado por el mismo adelantándose pícaramente a Varane. Y mereció largamente un tercero, sobre todo en un disparo de Arthur en el que se lució Courtois y también en sendos remates peligrosos de Rafinha y Piqué. El Barça había salido con la alineación del Inter, desde ahora la más titular posible, mientras se recupera Messi, con Arthur en medio y Coutinho ejerciendo de delantero, como le ocurrió a Iniesta en sus comienzos. Es la formación que más compensa al equipo en estos momentos. Los de Valverde sufrieron un poco al volver del descanso por el gol de Marcelo y por la alta presión que ejercía el Madrid, pero también había más espacios atrás y Luis Suárez salió al rescate, como suele hacerlo Messi.

El uruguayo cabeceó un centro flojo de Sergi Roberto con una potencia inusitada para hacer el 3-1 y dejó una delicatessen en la definición del 4-1, también tras asistencia del canterano, que ya había adelantado su posición con la entrada de Semedo. Su delicado toque de vaselina ante la salida de Courtois lo hubiera firmado sin pestañear el mismo Messi. Antes de hacer sus dos tantos, Luis Suárez también se había topado con el palo y su pelea con toda la defensa blanca fue constante del minuto 1 hasta el 90. Es innegable que al Pistolero se le da bien el Madrid, al que ha marcado ya 9 goles en 11 partidos, y que el Clásico parece significar un punto de inflexión para él en las últimas temporadas. Desde que le tocó debutar con la camiseta del Barça en aquel ya lejano 3-1 en el Bernabéu de 2014, luego fue fundamental en el 0-4 de 2015 que acabó con Rafa Benítez en el banquillo blanco y también marcó en el 1-1 de 2016 en el Camp Nou y en el 0-3 de 2017, Clásicos que se disputaron todos en el primer tercio del curso. Hace poco, todavía había madridistas cuestionando a Suárez (en el Camp Nou se le adora), pero mejor que se sigan quedando con Benzema.

Suárez, que suele despertarse en el Clásico para ya no parar en la temporada, ha sido el jugador que se ha enfundado la camiseta de Messi cuando el argentino ha caído lesionado. Si con el 0-2 al Inter se demostró que sin Messi hay vida en el Barça, todavía se demuestra mucho más con este 5-1 al Madrid, el máximo rival a nivel mundial del club azulgrana. El último gol fue de Arturo Vidal, su primero con la camiseta azulgrana, a pase de Dembéle y eso que el francés y el chileno apenas llevaban unos minutos sobre el campo. Cuando el equipo sale así de concentrado al campo y pelea cada balón como si fuera el último, la mayor calidad de los jugadores del Barça se acaba siempre imponiendo. Así se está viendo desde la exhibición contra el Tottenham, punto de inflexión porque fue la entrada de Arthur en el equipo. Queda mucha temporada, claro, pero el Barça es líder con 21 puntos, deja al Madrid a 7 puntos, noveno, y superado en la tabla por Getafe, Levante, Valladolid, Sevilla, Alavés, Espanyol y Atlético. Yo creo que es para estar muy contentos. ¡Visca el Barça! ¡Gran victoria sobre el eterno rival! Espero que la celebréis como es debido.

(Foto/Autor: Su rostro lo dice todo: la felicidad de Suárez en el Clásico/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies