class="post-template-default single single-post postid-31167 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Suárez firmó un triunfo de prestigio: 0-1 en Old Trafford

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Podrá estar mejor o peor, pero el Manchester United es un equipo serio. Un histórico de la Champions y el más laureado en la Premier. El Barça nunca había logrado ganar en su casa en las anteriores visitas. Ni con Cruyff, ni con Van Gaal ni con Rijkaard. Tiene jugadores muy fuertes y físicos que aprietan lo suyo. Por eso creo que Luis Suárez firmó un triunfo de prestigio: 0-1 en Old Trafford. Quedará para la historia. La UEFA le da el gol a Shaw en propia puerta, porque el cabezazo del uruguayo rozó ligeramente en el jugador inglés, pero creo que si no iba a puerta, que estaría por ver (cualquier balón puede llevar efecto), allí estaba Coutinho para rematarlo. Intervino el VAR, porque en principio el gol había sido anulado. Como no había sido fuera de juego, el italiano Rocchi, tuvo que darlo por válido. Gran invento el VAR. Lo he dicho siempre. Da igual si el tanto fue de Suárez o no, de lo que no cabe duda es de quién dio la asistencia: Messi, que parece tener ojos hasta en la nuca. Delicioso y preciso su pase.

El tanto, en el minuto 11, vino a confirmar la abrumadora superioridad del Barça en el arranque. El Manchester no olía la pelota, porque estaba muy atrás. Pretendía no descubrirse demasiado, o replegarse, que es lo mismo, para lanzar ataques directos y veloces. El Barça tocaba y tocaba para desesperación de la hinchada local. Pero en esto Busquets recibió una amarilla por sujetar a Pogba y a Messi le partieron la nariz. A partir de esos dos sucesos, sin conexión aparente (o sí), el partido se igualó. Durante buena parte, el Manchester se impuso en el duelo físico y por empuje, más que por calidad, llegó hasta el área de Ter Stegen con cierto peligro. Eso sí, el meta alemán, como hace 4 días ante el Atlético, no tuvo que hacer de nuevo ninguna intervención de mérito. Una muy buena señal, sin duda, porque, sobre todo, el equipo estuvo muy bien a nivel defensivo.

El Barça, cierto, tampoco creo excesivo peligro tras el 0-1. Sólo un tiro de Coutinho en la primera parte y otros 2 de Suárez y Alba, casi consecutivos, pudieron haber ampliado la ventaja azulgrana. Los de Valverde, que movió piezas a falta de media hora (Sergi Roberto y Vidal por los brasileños Arthur y Coutinho, poco consistentes ambos) terminaron el partido como lo habían empezado: siendo dueños y señores del balón, con el Manchester persiguiendo sombras en su propio campo. Dentro de una semana en el Camp Nou, el equipo deberá jugar mucho más tiempo como al principio y al final de este duelo. Y, sobre todo, no perder la pelota en zonas de riesgo. Ese es el camino para eliminar al Manchester, que no creo que varíe demasiado su forma de actuar. Quizá arriesgue un poco más cuando ya no tenga nada que perder. El trabajo del Barça está encaminado, pero no está hecho del todo, ni mucho menos. La Juventus también ganó en la fase de grupos por 0-1 y luego perdió en casa por 1-2. En octavos, peor le fue al PSG, que se impuso por 0-2 y luego cayó en su estadio por 1-3. Así es la Champions. Si el Barça no hace otro buen partido dentro de una semana, posiblemente quede eliminado. En cualquier caso, fue el único de los 4 cuartosemifinalistas que ganó fuera de casa. El City (1-0) y el Oporto (2-0) perdieron y la Juventus (1-1) empató. Así que, desde luego, es para estar contentos. Sobre todo, porque el sueño del Triplete sigue vivo.

Suárez celebra el único gol del partido/fcbarcelona.es

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies