class="post-template-default single single-post postid-31152 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Suárez y Messi dejan la Liga a falta de alirón

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El Barça derrotó con claridad al Atlético, tanto en el marcador (2-0) como en el juego y en las oportunidades. Fue mejor que su rival. Cuando jugaba contra 11 y también cuando jugó contra 10, que fue a partir del minuto 27, por la expulsión de Diego Costa, supuestamente por insultar al árbitro, Gil Manzano. Por cierto, el delantero hispano-brasileño ya se había merecido la roja previamente, pues en el 7′ había agredido a Lenglet de forma impune al intentar robar una pelota. Los goles de Suárez y Messi dejan la Liga a falta de alirón, pues la distancia es ahora de 11 puntos al Atlético, segundo, y de 13 al Real Madrid, tercero. A los dos, además, les tiene ganado el golaverage. Sólo falta sacar 10 puntos más en los últimos 7 encuentros: ganando 3 y empatando otro, el primer título estará en el bote. Eso siempre y cuando el Atlético lo gane todo de aquí hasta el final, algo que parece bastante improbable. Para terminar quedan Huesca, Alavés, Celta y Eibar, fuera de casa, y Real Sociedad, Levante y Getafe, en el Camp Nou. O sea, que a la Décima Liga de Messi sólo hace falta ponerle fecha. La más probable es que sea el 27 de abril tras el Barça-Levante.

Podrá gustar más o podrá gustar menos, pero este Barça de Valverde es de una fiabilidad asombrosa. La anterior Liga la ganó sin perder ni un partido (lo hizo cuando ya estaba ganada contra el Levante) y en esta suma 20 encuentros sin caer derrotado (desde el 3-4 del Betis, a principios de noviembre). Eso es prueba de su gran constancia y del trabajo que hace durante todo el año. Con la final de Copa aparcada y la Liga encarrilada, ahora llega la eliminatoria de cuartos de Champions, el único lunar de la temporada pasada. Hay tiempo de recuperar hasta el miércoles en Old Trafford y luego seguro que habrá rotaciones masivas en Huesca (sábado) pensando en la vuelta contra el Manchester United en el Camp Nou (martes 16). Además, parece que Dembélé ya está casi recuperado. Es decir, las condiciones son muy favorables, pero eso no significa nada. Esto es fútbol y nadie puede asegurar que el Barça no caerá otra vez en cuartos. Por supuesto, ojalá que no sea así y se pueda seguir soñando con el Triplete al menos hasta semifinales, pero si al Barça le eliminan, ahora o más adelante, lo siento pero no busquéis en este blog que yo masacre a este equipo. Para mí la temporada hasta ahora es de notable alto. Siempre que se gana la Liga es así. Si además se acompaña con la Copa será de sobresaliente. Y, claro, la matrícula llegaría si también se levanta la Champions. Lo digo ahora, cuando todo está en el aire, para que no os llevéis a engaño.

El partido contra el Atlético fue una final y así lo jugó el Barça, sin arriesgar demasiado, pero concediendo muy muy poco a su rival. Ter Stegen no tuvo que hacer ninguna parada de mérito. En cambio, Oblak pareció por momentos casi imbatible. Antes de la expulsión de Costa, Alba se había quedado mano a mano con el portero esloveno y había mandado el balón al palo. Luego Coutinho, que mejoró algo actuaciones recientes, hizo una jugada de esas por la que sí valdría la pena pagar los millones que se pagaron por él, pero Oblak le negó el gol con una parada prodigiosa. A Messi le sacó varios remates, aunque la mayoría fueron centrados y a Suárez otro gol cantado antes de que el uruguayo por fin perforara su portería. Fue con un tiro envenenado desde fuera del área, tan ajustado que dio en el poste ante de alojarse dentro. El golazo abrió el camino a que Messi sentenciara el duelo 2 minutos después, con el Atlético lanzado a por el empate. Jugando con los espacios y los movimientos de los jugadores que tiene alrededor, como hace siempre, el argentino paró el tiempo. Su visión periférica le permite actuar como si disfrutara de una especie de efecto Matrix a su alrededor. Amagó y amagó hasta que vio el hueco para batir con suavidad a Oblak. El Atlético llegó vivo a los últimos minutos gracias a su portero, pero el 0-0 también habría sido un excelente resultado para el Barça. Ganó el mejor. Pronto habrá otro alirón. ¡Enhorabuena a todos los culés!

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies