Suplentes y canteranos que piden paso: 5-0 al Murcia

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Al contrario que el Madrid, que necesitó 2 penaltis y un gol en fuera de juego para eliminar al Fuenlabrada, el Barça tumbó al Murcia por un global de 8-0. El curso pasado se hablaba en la capital que la segunda unidad (los suplentes) de Zidane era mejor que la primera (titulares). Este verano se insistía hasta el aburrimiento que había hecho dos equipazos. Pues bien, llegamos a diciembre y la primera unidad no tira (4º en Liga y 2º en Champions) y la segunda no arranca, pues se las ve y se las desea para apear de la Copa a un Segunda B. En cambio, de la composición de la plantilla del Barça se echaban pestes, tanto en la pasada temporada como en el comienzo de esta, y resulta que va primero con ventaja en la Liga, se clasificó como líder en la Champions a falta de una jornada y esta primera ronda de la Copa la ha ventilado con una mezcla de suplentes y canteranos que piden paso: 5-0 al Murcia en la vuelta y 0-3 en la ida.

El partido fue, sobre todo, una reivindicación de la Masía y del fondo de armario del Barça. Debutaron Oriol Busquets (impecable, creo que no falló ni un pase) y David Costas (sin mucha exigencia, porque salió al final). Jugaron (y mucho) Aleñá y Denis Suárez, que además marcó un tanto extraordinario. Y golearon Piqué, Aleix y Arnáiz. El delantero fichado del Valladolid no mojaba desde el partido de ida, pero no se puede dudar de que tiene gol: 2 en los 2 primeros partidos con el Barça, con la derecha en la ida, con la izquierda en la vuelta. Creo que ya os he dicho que me recuerda mucho a Villa. El primer tanto, sin embargo, fue obra de Alcácer, también como en la ida. El valenciano sólo tuvo que poner la cabeza, tras una buena jugada de Deulofeu y un mal despeje de un defensa. Piqué formó pareja con Vermaelen, que jugó su segundo partido completo en cuatro días, lo nunca visto. Digne actuó sin grandes alardes, como siempre, pero como siempre cumpliendo y Cillessen, un espectador más del partido, dejó otra vez su portería a cero. Conclusión: hay equipo titular y hay relevos.

La mejor noticia para mí llegó con la reaparición de Sergi Roberto, otro excepcional jugador que Valverde gana para la causa en este final de año. Esta vez dejó que el lateral derecho se lo repartieran entre Semedo primero y Aleix después, para ponerse de mediocentro. Juega tan bien Sergi Roberto que cuando se alió con Denis Suárez en el 4-0 parecieron por un momento Messi y Jordi Alba. Brillantísimo partido de Denis Suárez en esta ocasión, al contrario que en la ida, cuando lució más Deulofeu. Espoleado por las críticas a su mala entrada en el partido de Mestalla, el extremo quiso reivindicarse desde el minuto 1 hasta el 90 y buscó de una y mil formas hacer un gol que mereció por su esfuerzo e insistencia. En su mejor acción, estrelló un balón en el palo y otra se la sacó el portero con el culo. A veces, eso sí, pecó de nuevo de tomar malas elecciones. Debe aprender a reconducir su característico juego volcánico y espaciar sus erupciones, porque si no acaba desfondado y muy crispado. Me da que en su interior sabe que no está aprovechando demasiado bien la ausencia de Dembélé y que cuando el francés se recupere, que parece ya inminente, sus oportunidades van a menguar bastante. Una pena, porque espero que no se desespere y siga aportando lo suyo.

(Foto/Autor: Oriol Busquets, en su debut de azulgrana, un día que no olvidará nunca/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies