Tristísimo último Mundial de Iniesta

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El único Mundial de España (2010) fue celebrado gracias a un gol de Iniesta, bandera junto a Xavi de una manera de jugar que nos hizo campeones del mundo y dos veces de Europa. Pues bien, Iniesta se llevará el recuerdo de que en su último partido con la Selección fue suplente, algo que no le pasaba en un Mundial desde 2006. Ahora todo el mundo buscará culpables (Piqué o De Gea serán los primeros, nunca, por supuesto, ningún jugador del Madrid), pero para mí hay solamente dos, Lopetegui y Florentino. Al alimón, técnico y presidente blancos han provocado con su traición a España este tristísimo último Mundial de Iniesta. Ya dije en otro post que no recordaba un campeonato importante con tan poca ilusión como éste. Ni siquiera estoy enfadado por la eliminación. Lo bueno, desde el punto de vista del Barça es que Piqué, Busquets y Alba ya están de vacaciones. Los tres se suman a Messi, que no hizo tampoco un gran campeonato, pero al que de nuevo le falló lo que siempre tiene alrededor. Tanto Argentina como España han demostrado que sólo con orgullo no se puede ganar un Mundial. Hace falta más juego.

A la Selección está claro que le falló la dirección. En el partido contra Rusia, como ha hecho en cada uno de los del Mundial, a Hierro se le ocurrió hacer cambios y tuvo la brillante idea de sacar a Asensio. La mayoría de los analistas le pedía intervencionismo y les hizo caso, lo peor que puede hacer un seleccionador. Visto el rendimiento del madridista, cuya aportación fue testimonial (como la de Lucas Vázquez el día de Irán), supongo que el seleccionador debería al menos explicar qué es lo que pretendía con su alineación. También con la de Nacho. Y si me apuráis hasta con la de Koke, en un duelo que necesitaba más creatividad que contención. Quizá más que nunca era un partido para que Iniesta desequilibrara entre líneas, aunque también es cierto que ni Silva ni Isco lo hicieron. Por mucho que le alabaran en la transmisión de televisión, tengo que decir que a mí el juego del madridista, sobre todo en este tipo de partidos cerrados, me desespera. Ante rivales ordenados no puedes conducir tanto el balón, porque en lugar de cansar al rival, lo que consigues es cansarte tú. Isco acabó fundido todos y cada uno de los partidos del Mundial.

Parapetada la selección rusa en dos líneas defensivas, a España le faltaron soluciones atacantes, las que deberían haberle llegado desde el banquillo. Es verdad que por ocasiones mereció ganar el partido y no llegar a los penaltis, pero en la tanda De Gea volvió a dar síntomas de la poca seguridad con la que ha jugado este Mundial. En realidad pocos jugadores de España han jugado en su mejor versión y por eso no puede ser culpa de todos, sino de la dirección. Desde el principio, desde el primer partido contra Portugal, se vio que la Selección no tenía ningún plan de juego y así lo dije. Hace ya tiempo que olvidamos la manera de jugar que nos hizo campeones. Por esto, tanto en el de 2014 como en este de 2018 nos vamos del Mundial como antaño, sin superar ni siquiera los cuartos de final. Falto de ritmo, de atrevimiento, de decisión, de finura, parece como si a España se le hubiese olvidado jugar al fútbol. Y la culpa no es de los jugadores, la culpa ha sido esta vez del tándem Florentino-Lopetegui. Sólo espero que no les salga gratis.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies