class="post-template-default single single-post postid-11451 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Triunfo de 10 puntos del Barça en Getafe

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Este triunfo de 10 puntos del Barça en Getafe se desglosa así: los 3 que ganaron los azulgrana (1-2) en un campo dificilísimo, con encerrona incluida, como ya os anunciaba en la previa, los 4 que se dejaron el Sevilla y el Atlético en su empate en el Pizjuán (1-1) y los 3 que perdió el Madrid de manera sorprendente en la visita de una tristísima Real Sociedad (0-2), que había cambiado de entrenador por los malos resultados y peleaba por no descender. En una jornada en la que se pudo ver de forma consecutiva a todos los aspirantes al título, no tengo ninguna duda de que el mejor equipo es el Barça, que se proclama campeón de invierno con una jornada de antelación. Ojalá sea un buen presagio para el final. Puede pasar que en el desenlace no levante el título, pero pocas veces ocurre que quien es primero al final de la primera vuelta no lo sea al final de la segunda. La clasificación, tras esta jornada de tantos regalos de Reyes está así: Barça, líder con 40 puntos; Atlético, segundo, a 5; Sevilla, tercero, a 7; Alavés, cuarto, a 9; y Real Madrid, quinto, a 10. Un año más, y van unos cuantos desde que Messi juega en el Barça, el equipo blanco llega a enero sin apenas posibilidades en el torneo doméstico y fiándolo todo a lo que haga en la Champions. Me da que este año también volverá a ser importante la denostada Copa del Rey. Hace unos días, todavía había reconocidos periodistas madridistas confiando en una carambola en esta jornada (derrota del Barça y victoria del Madrid) que les dejara a 4 puntos. Los madridistas nunca ven la posibilidad contraria y por eso se llevan decepciones tremendas cada temporada. Alguna alegría también, claro, pero pocas. Yo sin ninguna duda prefiero lo del Barça: nosotros disfrutamos todo el año y a lo sumo nos llevamos alguna decepción de vez en cuando. Lo normal, vamos.

No sé a vosotros, pero a mí me resulta difícil analizar un partido en el que prácticamente solo se juega al otro fútbol, que diría Camacho, esto es, a pegar, a empujar, a chocar, muchas veces a hacer daño, como hace el Getafe. Cuando hablo de la típica encerrona, me refiero a partidos como este de Getafe en el que el árbitro, un debutante en la categoría, permite siempre al equipo local ir no al límite del reglamento, sino saltárselo directamente. Al final, ves la ficha arbitral y sólo Foulquier, Damián, Cabrera Maksimovic terminaron amonestados, cuando enumerar las acciones del Getafe que merecieron tarjeta sería interminable para una entrada en este blog. Por parte del Barça la vieron Arthur, Jordi Alba y Vidal. Sólo una menos. Increíble si has visto el partido completo. Los getafenses (madridistas o atléticos disfrazados, insisto) me dirán que hubo un gol anulado a su equipo por una presunta falta a Lenglet, pero yo les contesto diciendo que hay un penalti no señalado a Dembélé a los 4 minutos o también una falta clarísima que le hacen al francés cuando se quedaba sólo ante Soria en la acción previa al 1-2 de Mata.

Antes de ese tanto, Messi y Suárez, con dos grandes acciones individuales, habían puesto un claro 0-2 en el marcador. El argentino, el más listo de la clase, aprovechó un error defensivo de los locales para colarse entre los centrales y batir a Soria por insistencia. El uruguayo, por su parte, marcó con un voleón tremendo, de esos que entrarían directamente al top-ten de mejores goles de la temporada. El 1-2 permitió salir al Getafe en el segundo tiempo más enchufado en busca del empate. El Barça, en cambio, saltó un pelín más desconfiado y reservón. Pudo llegar la igualada como también una victoria más contundente. No ocurrió ni una cosa ni la otra. Quizá fue porque ambos equipos se emplearon al máximo. El Getafe, para llevarse por delante al oponente. El Barça, para intentar no sufrir esas constantes embestidas. Entre interrupción e interrupción, ni Angel, ni Cabrera ni Mata acertaron a batir a Ter Stegen, ni Messi, ni Suárez, ni Lenglet hicieron lo propio con Soria. De la alineación de Valverde, lo más destacado fue que volvió Sergi Roberto al lateral, que Busquets, sin apenas entrenar durante la semana debido a un problema vírico, fue suplente y que Coutinho le acompañó de nuevo en el banquillo. Lo del brasileño empieza a ser preocupante. Espero que haga un buen partido el jueves en Copa. Tampoco me entusiasmó esta vez la aportación de Arturo Vidal, porque en un partido tan trabado y de tanta pelea, apenas destacó. Quien sí gobernó el partido a su antojo fue Arthur, que vuelve a ser el faro que debe guiar siempre el juego del Barça. Él y Messi, por supuesto, que se quedó a un solo gol de los 400 en Liga. Una Liga, por cierto, que no está sentenciada ni mucho menos, pero sí, qué duda cabe, muy bien encarrilada.

Messi celebra su gol al Getafe/fcbarcelona.es

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies