Un poco de Messi bastó para ganar al PSV y ser primero

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Mal partido del Barça en Eindhoven. Un poco de Messi bastó para ganar al PSV (1-2) y ser primero de grupo a falta de un encuentro, el que jugará en casa contra el Tottenham. Lo normal es que contra los ingleses juegue un equipo poco habitual y quizá alguno de los los chavales del filial que viajaron a Holanda para nada. Al final se quedaron con las ganas. La verdad es que no era un partido para ellos. El PSV, como en el primer partido de la liguilla en el Camp Nou, plantó una batalla enorme a los azulgranas, incapaces de sortear tanto la presión alta como el juego directo de los de Van Bommel. No me gustó al Barça porque no supe nunca a lo que estaba jugando. Con Messi de falso nueve y Coutinho y Dembélé en las bandas respaldados por un centro del campo físico como Busquets, Vidal y Rakitic, pensé que el Barça podría juntarse un poco más atrás y golpear a la contra al PSV. En lugar de eso, lo que hizo fue perder constantemente el balón en la primera media hora para que el rival precisamente le machacara al contragolpe.

Esta vez, como muchas otras en fútbol, el resultado dirá que ganó el Barça, pero en juego fue muy superior el PSV, que siempre tenía mucho más claro lo que quería hacer. Pegó varios postes, Ter Stegen fue uno de los mejores azulgrana y sus delanteros, a excepción de Luuk de Jong, no tuvieron el día. Si no, ahora mismo estaría escribiendo sobre una derrota abultada y dolorosa del Barça. Por cierto, yo ficharía ya mismo al capitán del PSV. Tiene 28 años, las gana todas por arriba y es de esa clase de delanteros que podría dar a los de Valverde un plan B cuando algunos partidos se atascasen. Además, sabe moverse en ataque, podría incluso valer para un plan A o para relevar a Suárez en algunas ocasiones. No debemos olvidar que el uruguayo está a punto de cumplir 32 años y que le pueden quedar un par de temporadas como mucho al máximo nivel. Además empieza a renquear a nivel físico. Y cuando no está, como ahora por lesión, Munir no parece ni la primera ni la segunda ni la tercera opción.

Munir no jugó ningún minuto porque Messi actuó de falso nueve. Las primeras buenas noticias del Barça en el partido llegaron pasada la primera hora con el argentino al mando de las operaciones. Varias jugadas y remates consecutivos dieron la impresión de que el rumbo del duelo podría variar drásticamente. No lo hizo hasta que Messi agarró un balón casi en el círculo central, combinó con Dembélé, entró en el área y, rodeado de tres o cuatro rivales, no se sabe aún cómo, soltó un disparo que el portero sólo vio cuando estaba dentro de su portería. Apenas 10 minutos después sacó una falta para que Piqué, con bastante fortuna, hiciera el 0-2. Ni siquiera con esa ventaja pudo el Barça vivir un final de partido tranquilo. De Jong puso de cabeza, cómo no, el 1-2 y el PSV no empató de verdadero milagro. Nadie se acordará de este partido cuando esté cerca la primavera y las eliminatorias, pero yo sí. Si el Barça quiere ganar la Champions, como dice Messi, deberá intentar jugar como lo hizo en Wembley contra el Tottenham o en el Meazza contra el Inter. Si lo hace como ante el PSV, es probable que una debacle como la de Roma esté más cerca de repetirse. Arthur hace más falta de lo que pensamos en este equipo. Porque asegura la pelota y el control del juego. Y también Umtiti, que se fue a la grada por unas molestias en la rodilla. Espero que no sea nada, porque lo del central francés puede que sea un asunto importante.

Messi celebra su gol/fcbarcelona.es

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies