class="post-template-default single single-post postid-31176 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Un punto y una jornada menos para el alirón

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Lo mejor del partido en Huesca (0-0) fue que queda un punto y una jornada menos para el alirón. Valverde dispuso el once más experimental que yo le recuerde en un partido oficial con algo en juego, si exceptuamos los primeros de la Copa. El Barça salió con un sólo titular de Manchester, Ter Stegen, e improvisó una defensa de tres centrales con Todibo, que debutaba, Murillo y Umtiti. En las bandas había otro debutante, Wagué, por la derecha, y un extremo como Malcom por la izquierda. Arturo Vidal, acompañado a los costados por Aleñá y Riqui Puig, actuaba en medio y arriba se encomendó a Prince Boateng y Dembélé.

El francés fue otra de las buenas noticias de este plomizo duelo, pues se mostró totalmente recuperado de su lesión y dispuso de 2 de las mejores ocasiones, una se la paró el portero en la primera parte y otra la envió fuera en la segunda. La primera fue a pase magistral de Riqui Puig. La segunda, una asistencia de Wagué. El Barça pudo marcar también en un tiro al palo de Malcom y en un cabezazo de Murillo. En general fue mejor que el Huesca, al que pareció que un empate le valía para intentar el milagro de la salvación. Pero con la intensidad no basta para ganar un partido. Además hace falta tener valentía. Ter Stegen fue de nuevo casi un espectador.

Más que el rival, lo que más dificultó el juego del Barça fue el calor y el estado del césped, muy seco, que hacía que el balón rodara con dificultad. El Barça perdió infinidad de balones, pero el Huesca también. Así resultó un choque sin ningún brillo, con poco ritmo, mucha pelea y escasas ocasiones de gol. En fin, sin emoción ninguna. Para mí, el mejor fue Arturo Vidal, el único que compitió el duelo. Los tres centrales tampoco estuvieron mal y hubo algún detalle de Riqui y alguna aceleración de Dembélé. Poco más. En la segunda parte, ya casi al final, entraron Alba, Coutinho y Arthur, pero con nula intención de aportar algo al resultado. Nadie quería el más mínimo percance. Todo el equipo, desde los que se quedaron en casa hasta los que jugaron ayer, está pensando en el partido del martes (21:00) contra el Manchester. Creo que la afición también. A la Liga le quedan 6 jornadas y ganando 3 partidos el primer título será una realidad, aunque el Atlético lo gane todo de aquí al final, cosa que dudo. De momento, el primer alirón del posible Triplete puede esperar.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies