Valverde debe mirar más a la cantera

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El reciente éxito del Juvenil en la UEFA Youth League señala que Valverde debe mirar más a la cantera. No sólo Valverde, sino también el resto del club. Quizá en el corto plazo no se vean los beneficios de apostar por la Masía, pero a la larga es lo que más éxitos ha dado a la entidad y por la que es reconocida en el mundo entero, no lo olvidemos. El juvenil de García Pimienta ha sido un equipo perfectamente reconocible en su juego por su ADN azulgrana, al contrario de lo que ha pasado con el filial de Gerard López en la mayor parte de la temporada. Paradójicamente, ahora que el Barça B parece empezar a jugar mejor y a dominar (sólo a ratos) a sus rivales es cuando está obteniendo peores resultados. Puede acabar el curso descendiendo a Segunda B. En cualquier caso, baje o no de categoría, el filial debe servir de trampolín al primer equipo. Sergi Roberto ha sido el último que ha realizado este difícil tránsito sin pasar antes por otros equipos, como ocurrió con Deulofeu, Rafinha o Denis Suárez.

En la temporada que está a punto de acabar, Valverde sólo tiró del filial en la primera eliminatoria de Copa contra el Murcia. Hizo debutar a Arnáiz, Oriol Busquets, Cucurella y David Costas y le dio cancha a Carles Aleñá en varios partidos. El que mejor respondió fue el delantero talaverano, que marcó 3 goles en 4 partidos. Si no se hubiera lesionado, quizá habría tenido alguna oportunidad más y el filial lo hubiera agradecido. Valverde confió mucho en Deulofeu al principio de temporada, cuando se fue Neymar y se lesionó Dembélé, pero el canterano no le respondió: sólo 2 goles en 17 partidos. El caso de Rafinha era muy distinto, porque no podía darle minutos, con el equipo ya embalado, cuando se recuperó de su grave lesión. Así que los dos se fueron (uno al Watford y otro al Inter) en el mercado invernal y aligeraron una plantilla que Valverde precisamente quiere que sea corta para poder mirar más a la cantera.

Una de las primeras decisiones que deberá tomar el técnico será qué hacer con Carles Aleñá la temporada que viene. Ya he dicho en más de una ocasión que yo creo que el canterano está preparado para dar el salto y ser parte de la primera plantilla, pero en ningún caso para ser titular indiscutible. Eso son palabras mayores. Lo que sí pienso es que no necesita curtirse más, ni física ni mentalmente. Ha hecho una gran temporada con el Barça B, pese a las dificultades, y creo que poco a poco podría ir entrando en el equipo, del mismo modo que hicieron Xavi o Iniesta en su día. 20 partidos una temporada, 30 la siguiente y luego el tiempo dirá si vale para quedarse mucho o poco tiempo en el Barça. Aleñá debe cubrir el hueco que dejará Iniesta en la plantilla. Y las eventuales necesidades del primer equipo deben ser satisfechas con jugadores del filial. Ahí están los Abel Ruiz, Carles Pérez o Riqui Puig que acaban de proclamarse campeones de Europa o los Oriol Busquets, Monchu o Cucurella que se están fogueando en el filial. Eso sí, como digo siempre, luego que no se pidan éxitos inmediatos, porque la apuesta por la cantera sólo da frutos al cabo de unos años. Y a veces ni siquiera, como ha pasado con Deulofeu o Rafinha, a los que nadie ha echado de menos desde enero.

(Foto/Autor: Miranda y Abel Ruiz abrazan a Marqués tras un gol en la final de la Youth League/fcbarcelona.es)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies