class="post-template-default single single-post postid-503 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Vermaelen ha sufrido el gafe del central zurdo en el Barça

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

Pocas veces en la historia el aficionado del Barça habrá podido ver jugar por primera vez en el Camp Nou a dos de los fichajes de la temporada en el último partido de Liga. Eso ocurrió con Vermaelen y Douglas en el encuentro contra el Deportivo. El central belga sólo se había puesto la camiseta en un amistoso que había jugado en septiembre con el Barça B contra la Selección Sub-19 de Indonesia, donde marcó el primer gol. El brasileño, por su parte, ya sabía lo que era actuar en el Camp Nou, porque lo hizo durante media parte en el 8-1 frente al Huesca en la Copa, pero en Liga sólo había jugado unos fantasmagóricos 72 minutos en la Rosaleda de Málaga (0-0). Mañana me ocuparé largo y tendido del agujero negro del lateral derecho, porque Alves todavía no ha confirmado su marcha del club, pero hoy quiero centrarme en Vermaelen, que ha sufrido el gafe del central zurdo en el Barça.

Como si fuera ya el Gamper del inicio del curso que viene, el partido contra el Deportivo sirvió, como digo, para que la afición azulgrana aplaudiera cada una de las acciones de Vermaelen, que me pareció muy seguro con el balón y muy rápido a la hora de tomar decisiones, características imprescindibles para ser defensa del Barça. Si le respetan las lesiones, creo que el internacional belga será importante el curso que viene, como dijo Luis Enrique. Falta le hará esa buena suerte, porque la demarcación parece maldita. El último que se consolidó en ese puesto y que tuvo continuidad fue el holandés Frank de Boer y se fue del club hace ya más de 12 años. La ausencia de ese central zurdo específico siempre había sido cubierta desde entonces por la polivalencia de Puyol, capaz de actual en las cuatro posiciones de la zaga, pero también con más dificultades para dar inicio al juego.

Cuando Guardiola se hizo cargo del equipo ya se encontró con un Milito lesionado y en la recta final de su carrera. Su primera apuesta fue Martín Cáceres, un diestro que solía jugar de central zurdo y lateral izquierdo. El uruguayo es un buen defensor, pero en el Barça se mostró incapaz de aportar una salida clara del balón. A pesar de que la pareja Piqué-Puyol se consolidó, Guardiola siguió buscando. Lo intentó con Chigrinskiy, que fracasó estrepitosamente, y luego le dio la alternativa a Fontàs, ahora en el Celta, que también se lesionó de gravedad cuando comenzaba a entrar en el equipo. Probando, probando, el técnico se encontró con Abidal, reconvertido desde el lateral izquierdo, y ya sabemos todos lo que sufrió el francés con su hígado. El fallecido Tito Villanova intentó hacer algo similar con Adriano, que llegó a jugar en el Bernabéu de titular en esa posición, pero no cuajó tanto. A la vista de todos estos antecedentes, ahora el Barça tiene incluso doblada la posición con Vermaelen y Mathieu. Por si las moscas. Además, los dos pueden jugar de lateral izquierdo, van bien por alto y son expertos y contundentes. Puede que por fin la posición esté bien cubierta para los próximos años. Eso sí, de momento el teórico titular es Mascherano.
(Foto/Autor: Vermaelen, en una imagen de su twitter oficial)

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin