class="post-template-default single single-post postid-32208 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

13 años seguidos entre los 8 mejores de Europa

Facebooktwitterredditlinkedin

Un año más,  mientras el supuesto dominador de Europa, el Real Madrid, caía eliminado de nuevo en octavos de final (con 2 derrotas inapelables además ante Guardiola), el Barcelona accedía a los cuartos de la Champions. Son ya 13 años seguidos entre los 8 mejores equipos de Europa, todo un récord que será muy difícil de batir en el futuro y que habla muy bien de la hegemonía del Barça de Messi en esta época. El argentino fue otra vez el líder de un equipo muy mermado por la mala planificación, las lesiones, las sanciones y las malas decisiones de la gestión deportiva. Afrontaba el Barça este partido de vuelta de octavos ante el Nápoles (3-1), casi seis meses después de la ida, con las lesiones de Umtiti y Dembélé, las bajas por sanción de Busquets y Arturo Vidal y la ausencia de Arthur por su fichaje por la Juventus. Así, en el banquillo junto a Setién sólo se sentaban Junior y el portero Neto del primer equipo. El resto eran chavales del Barça B, con Ansu Fati y Riqui Puig como alumnos aventajados. Al final sólo tuvo que salir Monchu, que hacía su debut con el primer equipo, un gran premio, sin duda, por la gran temporada del capitán del filial. Una pena que este jugador no haya tenido más oportunidades, porque el Barça ya piensa desprenderse de él la próxima campaña. A ver si sólo sale cedido y lo podemos recuperar en el futuro, porque se trata de un jugador con una personalidad tremenda y que para mí tendría sitio en el primer equipo. 

Tras un susto inicial, en el que Mertens estrelló un balón en el palo, el Barça encarriló el pase en una buena primera parte. Lenglet marcó de cabeza a la salida de un córner muy pronto. El Nápoles reclamó una posible falta del francés, pero el defensa sólo se quitó de en medio a un rival que le estaba agarrando. No creo que el VAR deba entrar en si hubo falta o no de Lenglet, porque entonces tendría que pitar antes penalti. El Barça se quitó los nervios, tras 3 semanas sin competir, y a partir de ahí resolvió la eliminatoria. Messi marcó el 2-0, un golazo en una jugada individual marca de la casa. Con habilidad y con algo de suerte, se deshizo de unos cuantos rivales y medio cayéndose colocó el balón con su zurda de oro lejos del alcance de Ospina. El 3-0 fue otra obra de arte del argentino, pero fue anulado por el VAR debido a una supuesta mano que yo no vi por ningún lado. A continuación, la herramienta le proporcionó al árbitro la visión perfecta de una jugada confusa entre Messi y Koulibaly. Se adelantó un poco el argentino y el defensa del Nápoles le pegó un patadón. Penalti claro. Lo transformó Suárez. Era el final de la primera parte, que tendría un epílogo en forma de otro penalti de Rakitic que dio esperanzas de remontada al Nápoles. 

Sin ese penalti transformado por Insigne, creo que habríamos visto una mejor segunda parte. Pero otro gol del rival habría metido mucho miedo en el cuerpo a los azulgranas  (de hecho hubo uno anulado por fuera de juego a Milik), que compitieron bien, aunque sin la brillantez del primer periodo, debido sobre todo, al desequilibrio de fuerzas en los banquillos. El Barça hizo su primer cambio en el minuto 83 (Monchu por Griezmann) cuando el Nápoles había hecho ya 5. Aparte de Messi, para mí el mejor azulgrana fue Frenkie de Jong, una ausencia por lesión en el tramo final de Liga que notó y pagó el equipo. En fin, la Champions está a sólo 3 partidos y ni siquiera hace falta ganarlos, basta con no perderlos. Creo que ahora cualquiera de los 8 participantes (Barça, City, Bayern, PSG, Atlético, Lyon, Leizpig y Atalanta) tiene sus posibilidades. El camino del Barça es el más duro, puesto que se enfrenta al Bayern el viernes 14 (21:00) y si pasa, al ganador del City-Lyon, que muy posiblemente sea el equipo de Guardiola. Lo más seguro es que en la final se encuentre con el PSG o el Atlético. Tanto la final como el título están tan lejos o tan cerca como queráis ver. Yo siempre prefiero ver las cosas de forma optimista. Al menos en el banquillo contra el Bayern ya habrá 3 nuevos integrantes del primer equipo. Y siempre nos quedará Messi, un arma que no tiene ninguno de los otros 7 aspirantes.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies