class="post-template-default single single-post postid-31622 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Ansu Fati y Arthur no fueron suficientes para ganar a Osasuna

Facebooktwitterredditlinkedin

Flojo partido del Barça en Pamplona. No eran las condiciones ideales del pasado domingo contra el Betis: ni la hora, ni el calor, ni el césped. Y tampoco el rival, que peleó cada balón del minuto 1 al último y que lleva 27 partidos sin perder en su estadio. Para mi gusto, al Barça sigue faltándole intensidad en algunos partidos. Es algo que Valverde no consigue corregir. Ansu Fati y Arthur no fueron suficientes para ganar a Osasuna (2-2). Un penalti tonto de Piqué por manos a falta de 10 minutos frustró una victoria que el canterano y el brasileño habían acercado en un buen comienzo del segundo tiempo. Valverde acertó de pleno con los cambios, pero pienso que tardó un poco en hacer el tercero, el de Vidal. Al Barça le faltó algo de empuje y de pelea tras dar la vuelta al tempranero gol de Roberto Torres (minuto 6). El chileno pudo habérsela dado, pero cuando salió ya lucía en el marcador el 2-2 final.

Lo que nos deja de lección este empate (y que debería saber ya Valverde) es que no vale la misma alineación para jugar en según qué campos y en según qué condiciones. Para este partido, aunque quizá no estén a plenitud, hubiera sido mejor las aptitudes de Arthur y Vidal que las de Busquets, Rafinha o Carles Pérez, jugadores más técnicos que sufren cuando las condiciones del partido no son las idóneas. El técnico acertó en los cambios, quitando a Semedo, muy torpe con el balón, retrasando a Sergi Roberto al lateral y metiendo a Ansu Fati y después a Arthur por Rafinha. El Barça dominó y jugó muy bien en ese primer cuarto de hora, pero luego incomprensiblemente, al menos para mí, se apagó hasta conceder un empate que ni mucho menos me pareció injusto. Quizá el Barça hizo algo más que Osasuna, pero no mucho más. Carles Pérez tuvo el gol del triunfo tras un pase a lo Xavi de Arthur, pero falló en el control y estropeó quizá la que pudo ser la acción del partido. 

Las mejores noticias, cómo no, fueron los estrenos goleadores de Ansu Fati y Arthur. Gran tanto de cabeza el del canterano, a pase cruzado de Carles Pérez, y también buen disparo del brasileño, dentro del área para hacer el 1-2. Ansu Fati se convierte, a sus 16 años, en el goleador más joven en la Liga en la historia del Barça, superando a Bojan. Espero que no le pase como a este otrora proyecto de gran estrella. Ansu Fati apunta maneras, sí, y tiene condiciones, pero no es Messi, no nos confundamos. Dejemos que crezca tranquilo. Cuando se recuperen Messi, Suárez y Dembélé no tiene sitio en este Barça. Debe seguir su formación en el juvenil y en el B. Y quizá en un futuro no muy lejano, cuando tenga 19 o 20 años, le veamos asentado en el primer equipo. Pero con tranquilidad. Esta vez sacó las castañas del fuego al Barça en un remate precioso, pero quien debe tirar del carro no es él, sino Griezmann, que jugó el partido más flojo desde que está en el Barça, a tono con varios integrantes más del equipo. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies