class="post-template-default single single-post postid-32268 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Ansu y Messi tumban al Celta, ficha Dest y toca Cristiano en Champions

Facebooktwitterredditlinkedin

Las noticias en el Barça se acumulan. Ansu y Messi tumban al Celta (0-3), ficha Sergiño Dest, un prometedor lateral derecho de 19 años, y toca Cristiano en Champions en lo que será una nueva edición del duelo entre Mozart (el diez azulgrana) y Salieri. La Juventus se une al Dinamo de Kiev y Ferencvaros en un grupo en el que los de Koeman, por fin, no deberían tener problemas para clasificarse, como sí ha ocurrido en los últimos años. Esta vez el grupo de la muerte le ha tocado al Real Madrid (¡ya era hora!), aunque en la capital lo veían otra vez muy fácil cuando salió la bola del Shakhtar Donetsk. Sin embargo, luego apareció el Inter de Milán y a última hora el Borussia Mönchengladbach y las sonrisas se trasformaron pronto en preocupación. Yo ni siquiera descarto que el Madrid no se clasifique para octavos, porque no están acostumbrados a estos grupos tan complicados.

El día había empezado con la confirmación del fichaje de Sergiño Dest, el primer estadounidense que jugará en el Barça (Konrad, del filial, lo ha hecho en la pretemporada). El coste de la operación es de 21 millones de euros más 5 en variables y el jugador, que procede del Ajax y al cual Koeman conoce muy bien, firmará para las próximas 5 temporadas, hasta el  2025, con una cláusula de rescisión de 400 millones. Veremos cómo funciona. Semedo fue traspasado al Wolverhampton, porque, según ha reconocido él mismo, «no ha dado el nivel esperado» más que a cuentagotas y nunca se ha terminado de asentar en el lateral derecho y, sobre todo, nunca se ha entendido demasiado bien con Messi. Semedo traía, cuando llegó, vitola de jugador ofensivo y, si por algo se ha caracterizado en el Barça, es por todo lo contrario. Su velocidad le permitía corregir alguna situación defensiva, pero con el balón era más limitado y, sobre todo, poco imaginativo. Esperemos que Dest sí le haga una competencia más real a Sergi Roberto, que con Koeman, puede ser un jugador más polivalente. 

Tras el fichaje y el sorteo de la Champions, llegaba una prueba de nivel en la visita al Celta, un hueso duro de roer en los últimos años para el Barça. No ganaba en Balaídos desde 2015, con Luis Enrique, con un gol de Mathieu. El partido, además, se presentaba duro por la lluvia, el frío y el viento que hacía. Koeman presentaba un once sin un solo cambio (tanto Atlético como Madrid, sus rivales por el título, sí hicieron rotaciones y el primero pinchó y el segundo estuvo a punto de hacerlo) respecto al debut frente al Villarreal. El domingo llega el Sevilla al Camp Nou, no hay tanto tiempo para recuperar, y yo creo que algunos cambios sí serán necesarios, pero la verdad es que contra el Celta este once dio toda una prueba de carácter y buen estado físico. El carácter lo tuvo que sacar porque, de nuevo (y van unas cuantas entre el final de la Liga pasada y el comienzo de esta) el árbitro de turno, esta vez, un viejo conocido como Del Cerro Grande, del Comité madrileño (¡Cómo no!) expulsó a Lenglet al filo del descanso por hacer dos faltas, dos simples faltas, ni peligrosas ni que evitaban una situación de gol ni nada parecido. Tenía prisa el árbitro por echar a algún central del Barça, porque a Piqué le enseñó la roja y luego se retractó al ver que antes había fuera de juego. Es lo que siempre os digo, el reglamento de los árbitros es tan maleable que pueden aplicarlo de manera estricta o, si quieren, más laxa. Contra el Barça siempre se aplica a rajatabla, para intentar perjudicarle. Dudo mucho que haya habido una expulsión a Sergio Ramos por hacer dos simples faltas como estas por las que expulsaron a Lenglet. A un comentarista le oí decir la jornada pasada que los árbitros tenían esta temporada la orden de no expulsar a nadie sin una causa bien justificada. A ver qué dicen ahora, cuando hayan visto esto. Según el reglamento de Del Cerro Grande (tampoco nadie le corrigió en el VAR, por supuesto, porque no era protocolario) en todos los partidos habría 3 o 4 expulsiones como mínimo.

El Barça tuvo que jugar 10 contra 11 toda la segunda parte y la verdad es que apenas se notó. Sólo sufrió una ocasión clara en un remate al larguero de Baeza, pero al primer gol de Ansu Fati (otra vez, con un excelente remate con el exterior del pie derecho, muy a lo Etoo, aunque este le daba más con la puntera), le siguió una prodigiosa arrancada de Messi que Olaza metió en propia puerta y el derechazo tremendo de Sergi Roberto en el último suspiro para poner un contundente 0-3 que hizo bastante justicia a lo que se vio en el campo, algo de lo que careció el del silbato que tenía que imponerla. Lo que siempre os digo, el Barça tiene que ser muy superior a sus rivales para que el factor arbitral no tenga peso. Este partido lo habría perdido, sí o sí, con Valverde o con Setién. Ahora, con Koeman, no lo hizo porque se empieza a vislumbrar un verdadero equipo. Los jugadores son prácticamente los mismos, pero la diferencia es que juntos, la suma tiene un potencial mayor. Por cierto, Coutinho hizo un buen partido, me gustaron muchísimo los últimos 15 minutos que jugó Pedri y no tanto los que actuó Trincao. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies