class="post-template-default single single-post postid-1116 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Arda, más uno contra uno, posesión, carácter y calidad

Facebooktwitterredditlinkedin

¿Qué gana el Barça con el fichaje de Arda? Muy sencillo, con Arda el equipo ganará más uno contra uno en el centro del campo, más posesión, más carácter y más calidad. El turco tiene desequilibrio, es muy difícil quitarle el balón porque lo esconde y protege como pocos, tiene un carácter muy del gusto de Luis Enrique y de su gran calidad ha dado ya sobradas muestras en los años que lleva jugando en el Atlético. Los hinchas rojiblancos incluso han acuñado un término, Ardaturanismo, para definir el juego del nuevo fichaje azulgrana. Juan Esteban Rodríguez, que ha escrito una biografía sobre el turco, Arda Turan. El genio de Bayrampasa, publicada en Al Poste Ediciones, explica así el término: «Ardaturanismo es, fundamentalmente, felicidad. La idea de hacer las cosas sonriendo y al ritmo justo que requieren, fuego lento cuando toca, es en estos días, contrarrevolucionaria. Eso es Arda, esa es la esencia del Ardaturanismo: ir andando con una sonrisa, mientras otros corren con el gesto esforzado y la mandíbula tensa. Y llegar antes».

Confieso que a medida que leía la descripción de este concepto, el jugador que me salía de la bruma de las palabras no era Arda sino Iniesta. Más que el sustituto de Xavi, lo que Luis Enrique ha visto en Arda es un clon del manchego, que cumplirá 32 años la temporada que viene, no lo olvidemos. A partir de ahora creo que veremos más a Iniesta en la función de Xavi (control y ritmo del partido) que en su versión habitual: desequilibrio y llegada al área. En realidad, la pareja de interiores más titular del año pasado, Iniesta y Rakitic, cumplía la doble función de organizar y atacar. El primer gol de la final de la Champions, con los dos metidos en el área pequeña, da fe de ello. En el sistema de Luis Enrique los interiores hacen mucho desgaste y necesitan rotar más. Creo que Arda puede ser ese centrocampista de ida y vuelta, sacrificado y con calidad, que sirva de alternativa a los titulares, pero también tiene el desequilibrio suficiente como para jugar más en punta, de falso extremo, (Iniesta también lo ha hecho), en partidos que se compliquen o donde falte alguno de los integrantes del tridente.

Lo único malo del fichaje de Arda es que podremos verle en la pretemporada que está a punto de empezar, pero con fuego real no lo disfrutaremos hasta enero, debido a la injusta sanción de la FIFA (prometo otro día hablar sobre ella). Será una repetición de lo que se vivió el año pasado con Luis Suárez, pero alargado. Los dos meses de ausencia del uruguayo se transformarán en cuatro en el caso del turco (y de Aleix Vidal). Que un jugador de la categoría de Arda se preste a fichar teniendo en cuenta este gran inconveniente da también una idea del poder de seducción del equipo azulgrana. Creo que Arda estaba en la situación de poder elegir destino y jugar donde quisiese. Ha escogido el Barça y el Barça se ha fijado en él. Ahora sólo falta comprobar que el matrimonio funcione. Y al menos en nuestra imaginación ya lo está haciendo.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies