class="post-template-default single single-post postid-6429 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Arda y Messi ponen la magia y Suárez y Munir acercan la Duodécima

Facebooktwitterredditlinkedin

Arda y Messi pusieron la magia en el Pizjuán y Luis Suárez y Munir la contundencia para acercar la Duodécima Supercopa de España a las vitrinas del Barça. El resultado (0-2) no es definitivo, pero casi. Faltó algún gol más y la pena es que hubo ocasiones para marcarlo. Espero que no las echemos de menos. El Sevilla, fiel a las ideas de Sampaoli y Lillo, no se rendirá en el Camp Nou y volverá a apretar de lo lindo, sobre todo en la salida de balón, pero no cabe duda de que el primer título de la temporada está más que encarrilado. El Barça hizo un partido muy serio, bastante completo para ser el primero oficial de la temporada. Sólo recuerdo una parada de Bravo en la segunda parte tras un rebote de Sergi Roberto y tengo dudas incluso de que el tiro fuera hacia la portería. Es verdad que el Sevilla le puso mucha energía, un punto más de intensidad en la primera parte y más determinación en el juego, pero también es verdad que ocasiones de peligro de importancia creó muy pocas durante todo el encuentro.

Tras recibir goles contra el Celtic, Leicester, Liverpool y Sampdoria, se ve que Luis Enrique hizo hincapié en el aspecto defensivo, muy mejorado respecto a lo que se había visto en la pretemporada. Piqué y Mascherano estuvieron muy sólidos y tanto Sergi Roberto como Digné en los laterales me gustaron mucho. Ambos se las vieron con Vitolo, el mejor jugador de los sevillistas, y aprobaron con nota el examen. El francés suplió de forma convincente a su compatriota Mathieu, que se fue lesionado a los 20 minutos. Sergi Roberto y Digne estuvieron a la altura de la exigencia física que plantearon los locales. Más perdido en el primer tiempo, con un 4-4-2 novedoso en el que Messi y Suárez actuaban de delanteros y Rakitic y Arda ayudaban mucho a los laterales, el Barça cogió el mando del partido en la segunda mitad, cuando salvó mejor la presión sevillista y llegaron los goles.

Si Messi se sacó frente a la Sampdoria una asistencia de chilena, otro mago como Arda le imitó con una preciosa dejada con el pecho para que Luis Suárez fusilara el 0-1. Denis Suárez había saltado al campo por Iniesta (recibió un golpe de Mariano en una rodilla) y fue el origen de la espectacular combinación con un excelente pase. Messi se fue de vacío en la faceta anotadora, porque Rico se lo negó en varias ocasiones, pero hizo un gran partido, estuvo muy participativo y dejó su sello personal e intransferible en miles de detalles técnicos culminados por el excelso pase a Munir del 0-2. El canterano volvió a reivindicarse como cuarto delantero, papel que no asumirá si llega otro fichaje. La principal conclusión que me deja este primer partido oficial es que el Barça tiene mejor banquillo respecto al de la temporada pasada. Esta vez, los tres recambios que saltaron al campo, Digné, Denis y Munir, aportaron buenas soluciones. Para la vuelta, la baja casi segura de Iniesta abre un mundo de posibilidades. Yo creo que jugará Arda en su lugar y que Munir (o puede que Denis Suárez) ocupará el hueco que dejaría libre el turco en el ataque. André Gomes y Umtiti, dos de los nuevos fichajes de esta temporada, no jugaron ni un minuto. Serán ellos los que deban aportar ese plus del banquillo en el partido de vuelta en el Camp Nou.

(Foto/Autor: Los dos Suárez, Messi y Munir se felicitan tras el segundo tanto/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies