class="post-template-default single single-post postid-31881 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Balón, cantera y Messi: Setién arrancó con victoria y liderato

Facebooktwitterredditlinkedin

Para la historia quedará que Setién arrancó con una victoria con la que  defender el liderato de la Liga (1-0 al Granada). Barça y Madrid siguen igualados a 43 puntos y parece que, esta vez sí, han hecho el demarraje definitivo, porque Atlético y Sevilla ya están alejados a 8 puntos. Salvo que los rojiblancos ganen en el Bernabéu dentro de dos jornadas, algo harto improbable, la Liga será un mano a mano entre los dos colosos de nuestro fútbol. No pasará a la historia el debut de Setién por un juego demasiado vistoso ni alegre, pero sí que dejó más o menos claros sus principios, ya enunciados en su presentación. Por lo visto contra el Granada, el balón, la cantera y Messi serán los principios fundacionales de este nuevo Barça. De momento, le sirvieron para ganar por la mínima al Granada. El miércoles, contra el Ibiza (19:00 h.), en la Copa, supongo que también podría valer con algo de esta santísima trinidad azulgrana (aunque Messi sería deseable que no jugara), pero veremos el sábado ante el Valencia (16:00 h.) en Mestalla, ya una prueba de nivel, cómo le va en esta nueva apuesta. 

El Barça volvió a apoderarse del balón (más de 1.000 pases), algo que no se veía desde la época de Guardiola, y la posesión superó el 80%, pero recordad que en la última época de nuestro entrenador más exitoso (el cuarto año) los rivales ya habían encontrado antídoto a esa forma de jugar y fue necesario añadir algo de vértigo con Luis Enrique, apuesta que continuó con Valverde. Ante el Granada, es cierto, el equipo tuvo mucho orden para atacar y para defender, no sufrió corriendo hacia atrás, tampoco fue dominado (el Granada ni lo intenta) ni recibió ocasiones de gol, aunque Eteki (en la más clara y casi la única) estrelló un balón en el palo con 0-0. En la primera parte, las opciones más nítidas las tuvo el joven Ansu Fati, pero también Messi y Griezmann fallaron alguna. Creo que el orden te sirve para dominar el juego, pero para atacar y marcar no te vale sólo con eso, hace falta imaginación y sorpresa. En el Barça ya sabemos que la pone Messi y poco más. Hasta que se recupere Dembélé, que tiene regate, algo que escasea en este equipo, no sé si la multiplicación del pase hasta la saciedad nos dará para ganar títulos. Partidos sí, por supuesto, pero ahora cualquier equipo (y lo vimos con el Granada) está preparado físicamente para aguantar 90 minutos corriendo detrás del balón. Es más una cuestión mental que física. Y en eso le doy la razón a Setién, creo que te cansas más haciendo lo hace el Granada, pero ya os adelanto que ahora el 90% de los equipos nos esperará atrás en busca de un fallo en la salida del balón o una contra que eche por tierra este alto porcentaje de la pelota. Y más de una vez se nos quedará (a nosotros y al equipo) cara de tontos.  

Setién también dijo que apostaría por la cantera y la verdad es que acabó el partido con Sergi Roberto, Piqué, Alba, Busquets, Riqui Puig, Messi y Carles Pérez, que había salido por Ansu Fati. 8 de 14 de la cantera creo que no está nada mal. Desde luego, para jugar de la manera que el técnico quiere, lo mejor es hacerlo con los chavales de la casa, que son quienes mejor comprenden los resortes y mecanismos de la posición, posesión, presión y combinación. Riqui Puig demostró en su debut en Liga que aún le falta algo de cuerpo, como a Iniesta en sus inicios, para aguantar alguna que otra embestida de los rivales, pero que le sobra astucia y que tiene ese dominio del espacio-tiempo del ilustre jugador manchego. Un robo de balón de Riqui fue el que propicio el gol de Messi, tras una combinación rápida con Griezmann y una asistencia de pisadita por detrás de Arturo Vidal. Messi sólo tuvo que empujar el balón con la derecha. El gol fue una muestra de la gran elaboración que necesitó el Barça para abrir la cerrada defensa del Granada, que ya jugaba con 10 por la expulsión de Germán, pero también de lo necesaria que fue la aparición por sorpresa de Vidal en el puesto de nueve y su sorprendente asistencia. En fin, que al final fue otro gol de Messi el que salvó los 3 puntos. Setién, ante la baja de Suárez por 4 meses, parece que volverá a apostar por el argentino como falso nueve. Creo que el estreno del técnico fue bueno, pero el ritmo de pase del equipo debe ser más alto, como en la primera media hora, no como en la hora final, cuando daba pie a que el Granada llegara bien a cerrar todos los cambios de orientación. Es un buen principio, sí, a ver si tiene también un buen final. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies