class="post-template-default single single-post postid-5940 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Bravo contra Messi, de nuevo el capitán América será del Barça

Facebooktwitterredditlinkedin

Chile se deshizo fácilmente (2-0) de la Colombia de James (¡vaya temporada mediocre que se ha marcado el que decían que iba para Balón de Oro!) y será el rival de Argentina en la final de la Copa América. Bravo contra Messi de nuevo, como en la pasada edición. Otra vez habrá seguro un campeón del Barça. Hace menos de un año (4 de julio), los dos capitanes se enfrentaron en Santiago de Chile. El partido, por si no lo recordáis, acabó 0-0, la prórroga no sirvió de nada y se llegó a los penaltis. Messi metió el primero de Argentina, el único, porque después Higuaín falló (lo mandó a las nubes) y Bravo le detuvo el otro a Banega. Matías Fernández, Vidal, Aránguiz y nuestro viejo conocido Alexis Sánchez marcaron y se llevaron el título. Sin hacer una gran final, Messi fue casi lo más destacable de Argentina y de sus botas nació el escaso peligro que creó su selección.

Chile ya no está dirigida por Sampaoli sino por otro antiguo cromo de la afición culé, el argentino Juan Antonio Pizzi, decisivo ariete azulgrana de recambio en el año de Robson (96-97). En el banquillo de enfrente estará el Tata Martino, de paso más efímero y menos querido por la hinchada del Camp Nou. Después de caer en una Liga con el Barça en el último partido y una final de la Copa América, debería ganar esta vez para no ver aumentada una leyenda de perdedor. Argentina parece mejor adaptada al juego de Messi y el equipo ha ganado consistencia. Su trayectoria hasta ahora es casi inmaculada: 2-1 a la propia Chile en el primer partido, 5-0 a Panamá, 3-0 a Bolivia, 4-1 a Venezuela y 4-0 a Estados Unidos. 18 goles a favor y sólo 2 recibidos en 5 partidos. Pese a que ya la cataloguen en su país como un nuevo Dream Team, no veo a Argentina tan redonda para merecer tal apodo. Todavía presenta graves lagunas defensivas y desaparece durante alguna fases de los encuentros, como le ocurría al Barcelona entrenado por el Tata.

A pesar de esto, Messi ha sido elegido MVP en tres de los cuatro partidos que ha jugado y Argentina, no hay duda, es la gran favorita. Esta vez ni siquiera tendrá en contra el factor cancha, como el año pasado. Ha encadenado tres finales (Mundial y dos de Copa América) y el fútbol le debe un título a Messi a nivel de selección. Espero que lo consiga y no le pase como al Atlético, al que también le deben uno europeo desde hace más de 40 años y no acaba de obtenerlo. El fútbol es muy caprichoso, un juego en el que el azar interviene más de que nosotros queremos pensar y a un partido, como dice el tópico, puede pasar cualquier cosa. Chile no tiene nada que perder y esa es su ventaja. Argentina, sí, y ese puede ser su gran problema. Creo que sí la albiceleste se libera de ese miedo no debería tener problemas para alzar su primer título con Messi. Eso es lo que esperamos la mayoría de los barcelonistas. Y si no, siempre nos quedará el consuelo de que se lo llevará Bravo.

(Foto/Autor: Fotomontaje con la imagen del superhéroe de la Marvel, el capitán América y los dos capitanes, Bravo y Messi, que se enfrentan en la final)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies