class="post-template-default single single-post postid-31793 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Carles Pérez y Ansu Fati, el futuro del Barça ya está aquí

Facebooktwitterredditlinkedin

Para que veáis cómo de caprichoso es el fútbol. Nunca el Barça había ganado el Barça en San Siro en sus cuatro anteriores visitas de Champions (3 empates y 1 derrota). En esta, sin Messi, Ter Stegen, Piqué ni Sergi Roberto, que se habían quedado en Barcelona, sin Busquets, De Jong y Suárez, que se habían quedado en el banquillo, con una alineación de circunstancias y un sistema inusual de 3 centrales, logró un triunfo (1-2) inesperado que deja al Inter, actual líder de la liga italiana, fuera de la competición. Lo hizo, además, con dos goles de Carles Pérez y Ansu Fati, el futuro del Barça, sus jugadores más jóvenes junto a Todibo, cuyo sitio a principios de temporada estaba en el filial. Ahora los dos están llamando con fuerza al primer equipo y creo que han llegado para quedarse, que su futuro ya está aquí, aunque tengo muchas dudas en cuanto a la formación del segundo. 

Carles Pérez cumplirá en febrero 22 años y me parece ya un jugador totalmente formado. Sólo le falta algo de experiencia, nada más. Es rápido, potente y resistente y tiene un gran disparo a portería. Tiene gol, algo que demostró ante el Inter, aprovechando un regalo de Godin, y que es fundamental para alguien que juega como extremo en el Barça. De hecho, tras el partido en Milán, que no olvidemos era su debut en Champions, ya forma parte de pleno derecho de la primera plantilla. Ya es uno más del primer equipo. La ausencia por lesión de Dembélé le puede venir bien para dar relevos al Tridente y sumar minutos de competición, que es lo único que le hace falta. El caso de Ansu Fati es distinto. Puede que tenga más talento y más proyección que Carles Pérez, pero es mucho más joven. Acaba de cumplir 17 años y contra el Inter se convirtió en el goleador más precoz en toda la historia de la Champions, superando a Peter Ofori-Quaye, del Olympiacos, que marcó ante el Rosenborg el 1 de octubre de 1997. En los próximos días, en toda Europa se hablará mucho de Ansu Fati y su prodigioso récord. El joven delantero salió al campo en el 86 y un minuto más tarde, tras hacer una pared con Luis Suárez, le dio al Barça el gol del triunfo con un disparo potente y ajustado desde fuera del área que dio en el poste y se coló en la meta de Handanovic.

Es indudable que Ansu Fati tiene algo especial, porque también es el más joven de la historia del Barça en marcar en Liga, pero tengo dudas sobre cómo debe completarse su formación. A su edad, todavía su cuerpo no está totalmente formado y creo que necesita jugar más a menudo. Si ya es difícil encontrar un hueco a Dembélé o Carles Pérez con los 3 de arriba, mucho más lo es hacerle sitio a este espabilado juvenil. Lo que está claro es que de momento no está desentonando en los ratos que le ha tocado jugar, aunque en el último encuentro que fue titular, contra el Celta, fuera sustituido en el descanso. Me parece que ya acabará esta temporada en la dinámica del primer equipo, pero habría que evaluar qué hacer en la próxima con este diamante en bruto para que no se estropee. 

Carles Pérez y Ansu Fati aparte, el partido de San Siro dejó otros detalles interesantes como ver la total recuperación para la causa de Rakitic, que esta vez incluso ejerció de capitán, el buen nivel exhibido por Todibo (pese a las dificultades en que le pusieron Lukaku y, sobre todo, Lautaro, un delantero de primerísimo nivel y desde ya mi candidato número 1 a sustituir a Luis Suárez en el futuro) y del portero Neto. A Wagué y Junior les vi todavía con más dificultades, pero ambos le echaron coraje a la situación, igual que Aleñá, otro canterano con una calidad incuestionable y que apenas puede exhibir en el primer equipo. Griezmann, liberado de tareas defensivas, manejó muy bien al equipo en ataque, y en general, el equipo, dio una imagen reconocible y compitió muy bien. Es cierto que también el Inter gozó de muchas ocasiones y 3 goles anulados por fuera de juego, pero para tener un once tan experimental, el Barça jugó bastante decente. Eso sí, lo hizo con la despreocupación de no tener nada que ganar ni nada que perder y también con la ansiedad creciente que despertó en el Inter. Muchas veces no nos damos cuenta de los aspectos psicológicos de este juego, pero son más importantes de lo que parece. El Inter lo tenía todo en su mano para pasar a octavos, dependía de sí mismo y estaba ante un rival disminuido por las ausencias y que no se jugaba nada. Al final acabó pagando su falta de control mental, su ansiedad por alcanzar el objetivo: cuanto más ganas tienes de llegar a algo a veces más lejos lo tienes. Que también esto nos sirva de lección, sobre todo en la Champions. 

Carles Pérez y Ansu Fati, tras el partido/fcbarcelona.es

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies