class="post-template-default single single-post postid-11347 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Con Messi la vida es de color rosa

Facebooktwitterredditlinkedin

«¿Qué voy a decir de Leo? Desatasca cualquier partido. Tenerlo con nosotros es una suerte infinita, estamos en una época irrepetible por ver a un futbolista como él. Me parece cojonudo que esté con nosotros y que siga metiendo faltas». A Valverde, como a todos nosotros, se le hace difícil ya elogiar a Messi. Por eso quizá usó ese exabrupto. Han sido tantas veces a lo largo de todos estos años que ya poco queda por decir sobre él. ¡Cuántas faltas habrá marcado el Balón de Oro Modric como esas que Messi parece haber hecho más peligrosas que un lanzamiento de penalti! Pues muy pocas, por no decir ninguna. Ya sabéis que estoy totalmente de acuerdo con Alba. El Balón de Oro, para mí, ha perdido todo su prestigio. Si se concede por ser el mejor futbolista de la temporada, para mí no hay color desde hace más de 10 años: Messi ha sido el mejor siempre. Con Messi la vida es del color rosa para el Barça, el atuendo que ahora suele llevar en algunos desplazamientos. El argentino abrió y cerró el derbi contra el Espanyol (0-4) con 2 lanzamientos de falta impecables, que buscaron las dos escuadras de Diego López, primero la izquierda y luego la derecha. El portero perico hizo más bellos y plásticos los goles del crack azulgrana con su estirada, pero poco más pudo hacer. Ambos eran casi imparables.

Además de marcar como un diez, rematar de cabeza al palo de cabeza como un nueve y dar varias asistencias en el partido como si fuera un centrocampista (por eso es único), Messi gobernó con autoridad la primera parte del derbi contra el Espanyol. La segunda mitad, simplemente, sobró. Dembélé, que le quitó el puesto de titular a Coutinho, y Suárez, que reaparecía tras su lesión, pusieron un 0-3 al descanso que ya hacía inabordable el partido para los locales.

El Espanyol lo intentó sin mucho éxito al comienzo del segundo tiempo. Incluso marcó un gol, anulado por el VAR, por claro fuera de juego, pero bajó definitivamente los brazos con el 0-4 de Messi. La goleada, con una pizca más de fortuna, pudo ser de esas que hacen época. El Barça en su conjunto fue muy superior al Espanyol y sigue mandando en la Liga ahora con 3 puntos de margen respecto al segundo, que sigue siendo el Sevilla, empatado con el Atlético. El Madrid ganó con muchísimos apuros en Huesca (0-1 para mí de forma injusta) y se mantiene a 5 puntos de distancia. El derbi barcelonés dejó pocas cosas que analizar además de la suplencia de Coutinho. Se venía barruntando, por la poca chispa del brasileño tras su lesión, pero, la verdad, me sorprendió. Ahora mismo el equipo está funcionando bastante bien y resulta equilibrado con Vidal en medio y Dembélé arriba.  Me parece que Coutinho jugará en el once inicial este martes contra el Tottenham (21.00 horas) en el cierre del grupo de Champions, pero es probable que ante el Levante, contra el que hizo un hat-trick la temporada pasada, vuelva a ocupar el banquillo. Veremos que hace también Valverde cuando se recupere Arthur. No me gustaría estar ahora mismo en su pellejo porque en estos momentos tiene 14 o 15 jugadores muy titulares, algo que es sin duda muy bueno para el equipo.

Messi y Dembélé celebran el 0-2/fcbarcelona.es

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies