class="post-template-default single single-post postid-4040 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Cruyff debutó ante el Granada, ante el que descansa Mascherano

Facebooktwitterredditlinkedin

Llega el Granada al Camp Nou y se esperan rotaciones de Luis Enrique en todas las líneas del equipo menos en la delantera. Si el técnico da descanso a cualquiera del tridente, será una sorpresa. Luis Suárez no podrá jugar en Copa, así que el uruguayo tiene el puesto seguro. Y a Neymar y Messi, salvo lesión o partido intrascendente, no hay quien les sujete en el banquillo. Así pues, será una nueva oportunidad para ver a los nuevos, Arda y Aleix, que tan buena impresión causaron contra el Espanyol. Vermaelen puede ocupar el centro de la defensa junto a Piqué, quizá Adriano o Mathieu entren en el lateral izquierdo y Sergi Roberto ya tiene el alta y entró en la convocatoria. Mascherano descansará y se queda fuera junto a Bartra, Munir y Douglas. Si el partido se encarrila pronto, los cambios también pueden aliviar en la segunda parte a los más cargados de minutos. Sandoval avisa que el Granada viene con la misma intensidad que el Espanyol y pita el madrileño Velasco Carballo, el mismo que expulsó a Piqué en la vuelta de la Supercopa, así que habrá que estar alerta.

La visita del Granada devuelve a la memoria un día grande para el Barcelona, el partido que debutó Johan Cruyff de forma oficial. Fue el 28 de octubre de 1973. El equipo andaluz era temible en aquellos días. Tenía fama de matagigantes y contaba con unos centrales, Aguirre Suárez y Pedro Fernández, que sembraban el terror en los delanteros rivales. Fichado en agosto, el debut de Cruyff se retrasó por problemas burocráticos. Jaap van Pragg, el presidente del Ajax, demoró el pase internacional del holandés todo lo que pudo. Había llegado a un acuerdo con el Real Madrid para vender al jugador por más dinero y lo hizo como represalia. El Barça pagó por él 60 millones de pesetas (unos 360.000 euros de ahora). Cruyff, un genio para negociar, puso mucho de su parte: “O juego en el Barça o me retiro”.  Para hacerse una idea del coste del fichaje, un récord mundial de la época, hay que decir que el presupuesto del club estaba en los 371 millones de pesetas (2,2 millones de euros). Un abono del Barça costaba entonces 1.500 pesetas (9 euros) y ver un partido, 75 (0,45 euros).

El transfer internacional llegó sólo un día antes del duelo ante el Granada, pero la Federación Española actuó con una diligencia que extrañó al entrenador visitante. “No sabía yo que la Federación trabajara los sábados por la tarde”, diría José Iglesias, Joseíto, tras la derrota de su equipo por 4-0. “Comienza la era Cruyff”, tituló el diario Mundo Deportivo al día siguiente, destacando el papel del holandés en la goleada: “Eje, centro y motor de esa estimable resurrección atacante azulgrana, ha sido el ostensible catalizador de una línea delantera, en la que Marcial y Sotil, cada uno a su manera, dentro de su estilo, no han desmerecido del gran juego del flamante fichaje azulgrana y nos han brindado varias jugadas de las que consiguen poner en pie a los graderíos”. Cruyff acabó el partido con un doblete. Intervino en el primer gol de De la Cruz y marcó el segundo, a pase de Marcial. El cuarto fue su primera gran obra de arte, un impresionante zurdazo desde fuera del área que entró por la escuadra. No hay exageración. El tanto está grabado y puede verse en youtube. El 4-0 fue el primer apunte de lo que pasaría después en aquella Liga 73-74. El Barça remontó su mal comienzo, acabaría ganándola de calle y dejando para la historia un resultado mítico: el 0-5 del Bernabéu de 1974.
(Foto/Autor: El primer gol de Cruyff en partido oficial con la camiseta del Barça fue éste al Granada, a pase de Marcial/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin