class="post-template-default single single-post postid-32461 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

De Jong y Riqui firman una victoria de oficio en Elche

Facebooktwitterredditlinkedin

Hace nada, el Madrid había empatado en Elche (1-1) y el Barça venía de jugar 4 partidos completos en los 3 que disputó la última semana, pues había jugado prórroga en los dos compromisos de la Supercopa y en el arranque de la Copa. El partido tenía más peligro del que a priori suponía enfrentarse al penúltimo clasificado. Además, los locales lo fiaron todo a su gran fortaleza y orden defensivo y a cazar una contra o un fallo del Barça. Estuvo a punto de salirles bien, pero en el primer tiempo se hicieron casi un autogol y en la segunda Rigoni falló un mano a mano con Ter Stegen que habría supuesto el empate y una casi segura nueva pérdida de puntos del Barça. Afortunadamente, el Barça sacó una victoria más que nada de oficio (0-2), la cuarta consecutiva en la Liga, y sigue teniendo al Madrid a sólo 3 puntos, aunque el líder esté más alejado. 

El encuentro fue bastante plomizo por las casi constantes pérdidas del balón de unos y otros. Apenas pasó nada hasta el gol que remató De Jong en la misma raya de gol después de que un buen centro de Braithwaite hacia Griezmann fuese desviado por un defensa local. Tampoco grandes cosas hasta la otra jugada clave: la parada espectacular de balonmano de Ter Stegen. Otra vez un fallo imperdonable en defensa de Mingueza regaló un gol hecho al Elche. Rigoni tuvo todo el tiempo del mundo para pensar cómo batir a Ter Stegen y quizá ese inabarcable abanico de posibilidades fue lo que le dio opciones al portero culé, que sacó su pie derecho con reflejos casi de karateka. 

Además de dos manos en el área del Elche clarísimas que ni el árbitro ni el VAR quisieron ver, el partido parecía encaminado a terminar con el 0-1 que se mantenía desde el primer tiempo o con un empate que tampoco habría sorprendido. Sin embargo, esta vez los cambios de Koeman sí que aportaron algo de frescura y peligro. Trincao pudo marcar en dos buenos remates, uno con la zurda y otro de cabeza, y en el 88, Riqui Puig, que acababa de salir, marcó con la testa tras una excepcional jugada de De Jong, quizá el jugador más importante del Barça en estos momentos junto a Ter Stegen, Araujo y, por supuesto, a Messi. Me alegro por el mediapunta canterano, porque su estreno es un premio a su cabezonería: quiere triunfar en el Barça y no hay quien se lo saque de la mente. Será difícil porque Koeman apuesta en su lugar por Pedri, que volvió a jugar como los ángeles, aunque falló en el último pase. Pudo regalarle dos goles a Griezmann y no lo hizo porque le faltó precisión en las asistencias. Yo también prefiero a Pedri, pero la duda que tengo es si podrían jugar los dos a la vez, algo que han hecho muy poco durante la temporada. En fin, partido nada brillante y hasta aburrido del Barça, que volverá a jugar el miércoles en Vallecas en Copa. Jugando tan seguido y sin Messi, tampoco se puede pedir que den espectáculo en cada partido. Y más si el rival tampoco quiere jugar demasiado. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies