class="post-template-default single single-post postid-31866 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Derrotados por el VAR

Facebooktwitterredditlinkedin

Ya os dije en el anterior post que no iba a lamentar ni un segundo una derrota en la Supercopa. Mejor incluso que haya sido en el primer partido, que no en la final, porque ahora el Barça tiene 10 días de descanso que le van a venir muy bien para preparar la segunda parte de la temporada y los títulos de verdad importantes (Liga, Copa y Champions), no este engendro de torneo veraniego, metido con calzador en mitad de la temporada, que se disputa en Arabia, y cuya final disputarán dos equipos que no ganaron nada la temporada pasada. Además, no creo que los jugadores azulgrana cayeran frente al Atlético sino que fueron derrotados por el VAR, una idea que he defendido desde antes de que comenzara su uso, pero al que poco a poco quieren dotar de más interpretación, más confusión y, por consiguiente, más arbitrariedad, que es el sistema que ha existido siempre y con el que el Barça siempre sale más perjudicado. La esencia del VAR debería ser que hubiese más justicia en el fútbol y si uno ve esta semifinal de la Supercopa contra el Atletico (2-3) comprueba que no es así. El VAR nació, sobre todo, para corregir errores claros y manifiestos. Ni la posible mano-hombro de Messi en su gol anulado ni el milimétrico fuera de juego de Vidal en el de Piqué son de ese tipo de jugadas. Antes, cuando no había VAR, los jueces de línea interpretaban que si un jugador estaba en línea no había fuera de juego. Ahora si tiene una uña o el flequillo puede serlo y eso es muy fácilmente manipulable, a favor o en contra: basta con escoger el frame de la imagen que más se ajuste a nuestros intereses. Hace un par de días, le dieron válido al Madrid contra el Getafe un gol a Varane que parecía, por la televisión, más en fuera de juego que el de Vidal. En cuanto a la mano-hombro de Messi tampoco hay una imagen clara de su infracción. Es interpretable. El árbitro del VAR, Martínez Munuera, le dijo a González González, el de campo, que fuera a verla al monitor, algo que no hizo con la Joao Félix en el primer gol del Atlético, tan clara o tan oscura como la de Messi. Cuestión de interpretación.

Yo no tengo ninguna duda de que el VAR descentró al Barça en el partido y permitió la remontada del Atlético en los últimos 10 minutos. Cualquiera de vosotros podéis encontrar otra explicación, por supuesto, pero para mí esa fue muy importante. Cierto que los de Valverde pudieron acusar en ese tramo final el desgaste de haber llevado todo el peso del partido, pero la cabeza en este deporte (y en todos) es lo que te lleva al éxito o al fracaso. Con 3-1 o 4-1 el partido habría muerto. El Atlético no daba señales de vida. Y el Barça había completado quizá los mejores 80 minutos de la temporada. Pero tantos parones y decisiones arbitrales en contra (que, por cierto, sólo alargaron el partido 4 minutos más) y la energía que aportaron Vitolo y Llorente, apuntillaron al Barça en el tramo final. 

Ya en la primera parte, los de Valverde merecieron irse con ventaja, pero en la primera jugada de la segunda, marcó Koke (previa mano de Joao Félix, como he dicho). Messi respondió con un gol con la derecha. Y después, con otro con la izquierda, que el árbitro anuló, llevando el desencanto a una grada que jaleaba cada acción del argentino. El Barça se levantó de esa frustración haciendo un golazo, el 2-1 de Griezmann. Oblak le hizo un paradón espectacular a Suárez, pero el rechace lo remató el francés. Con todo, lo mejor de la jugada fue el excepcional pase de Alba a la cabeza del uruguayo. El Barça siguió teniendo ocasiones para cerrar el encuentro, pero se topó con el portero atlético y con el VAR, anulando un gol a Piqué en una jugada de estrategia preciosa. En esa acción me hago la siguiente pregunta: de un delantero, sólo se tienen en cuenta las zonas de su cuerpo con las que puede rematar, pero un defensa defiende con las manos también, ¿por qué en ellos no se tienen en cuenta esas partes del cuerpo para trazar la línea? El Atlético salió vivo del zarandeo, como muchas veces le ha pasado al Barça incluso esta misma temporada, empató con un penalti de Neto a Vitolo y ganó con un gol de Correa. Así también es el fútbol.

En fin, qué queréis que os diga, el resultado me pareció una profunda injusticia y además da una muy mala imagen de nuestra Liga. Lo que se jugó en la segunda parte no fue fútbol, sino otro deporte, al que podríamos llamar vídeo-fútbol. Si el VAR analiza cada detalle en busca del más pequeño error, lo va a encontrar seguro, pero, como siempre, dependerá de se quiera encontrar o no. Hubo también una mano de Piqué que se interpretó como involuntaria, pero también el VAR pudo entrar perfectamente en 2 posibles penaltis que le hicieron a Vidal y no lo hizo. No sé, este partido del Barça lo había visto cientos de veces cuando no existía el VAR, un partido que mereces ganar de cabo a rabo y que no ganas porque intervienen (para mal) los que tienen que impartir justicia. Pensaba que la tecnología corregiría este error histórico del fútbol, pero está claro que me equivoqué: sigue imponiéndose la interpretación, ya sea en imágenes en directo o, como lo es ahora, a través de la televisión. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies