class="post-template-default single single-post postid-32148 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Doblete de Suárez insuficiente para ganar en Vigo (2-2)

Facebooktwitterredditlinkedin

Antes de este partido, creía que si el Barça era capaz de ganar al Celta y al Atlético levantaría otra Liga. Pero que si los de Setién se dejaban algún punto no podrían revalidar el título. Así será, me temo: el doblete de Suárez fue insuficiente para ganar en Vigo (2-2) y una victoria del Real Madrid en el campo del colista, el Espanyol, ya con casi los dos pies en Segunda, le daría una ventaja de 2 puntos que ya le dejaría incluso un pequeño margen de error: podría conceder un empate en las 6 jornadas que faltan. El partido fue un calco de los miles que le hemos visto esta temporada al equipo, da igual que fuera Valverde o Setién el que estuviera en el banquillo. Para mí, ya lo he dicho muchas veces, fue el error claro que ha marcado la temporada. Con Setién el equipo no ha mejorado nada o casi nada. Tener el balón para jugarlo con riesgo con tu portero no tiene ningún sentido si no se hace con rapidez y para iniciar un ataque por el otro lado. La circulación del Barça es tan lenta que da la posibilidad a los rivales de bascular cuantas veces sean necesarias. Y cuando de esa circulación tan lenta surge una pequeña ventaja, los jugadores no la saben aprovechar, generalmente por falta de iniciativa o directamente por ineptitud. 

Aparte de los dos goles de Suárez, que no marcaba desde el 4 de enero, los dos a pase de Messi, la gran noticia del encuentro fue la titularidad de Riqui Puig, que completó 85 buenos minutos. Que el Barça se tenga que jugar la Liga con dos canteranos como Ansu y Riqui, el primero en edad juvenil, dice bastante del desastre que ha habido esta temporada en la planificación de la plantilla. En un post que hice en este blog el pasado 3 de septiembre de 2019 ya decía que 21 jugadores para aspirar al tercer Triplete me parecían pocos. Pero es que en el mercado de invierno salieron Aleñá, Carles Pérez, Todibo y Wagué, y sólo llegó Braithwaite. O sea, que la plantilla se redujo y con la lesión de Dembélé de larga duración se quedó extremadamente corta. Ahora mismo, el Barça se reduce a Messi y lo que el argentino sea capaz de inventar. No anda fino de cara al gol, porque falla tantos impensables en otra época, pero sigue asistiendo y repartiendo pases como sólo él puede hacer. Sin embargo, como he dicho muchas veces, lo que no puede hacer es sacar el córner y rematarlo. 

Desde hace mucho tiempo el Barça no se impone como conjunto a casi ningún equipo. Ni manda ni juega ni presiona ni corre ni se rebela. Cualquier equipo le gana en cualquier balón dividido. Deja pasar el tiempo intentando salir jugando desde atrás, pero sin crear apenas peligro arriba. Yo creo que hasta pierde la concentración dando miles de pases inútiles. Dicho todo esto, volvió a dejarse puntos por un nuevo error arbitral. La supuesta falta a Rafinha que Aspas convirtió magistralmente en el 2-2  no existió más que en la imaginación de Cuadra Fernández, que tarjeteó con saña a los azulgrana, pese a llevar la iniciativa del juego. Tampoco el VAR vio penaltis a Ansu Fati y Messi que lo parecieron. El Barça no juega con la red del Real Madrid. Pero el resultado pudo haber sido aún peor porque Nolito tuvo una ocasión en el minuto 95′ para ganar el partido. Ter Stegen, que también le había negado un remate ajustado al palo al gaditano, impidió que la Liga se convirtiera en una entelequia. Mientras las matemáticas no digan lo contrario (ahora mismo el Barça es líder), seguiré confiando en que el Barça puede revalidar el título, pero es indudable que ahora está mucho más difícil que hace 5 partidos. Lo peor de todo es que con las sensaciones que transmite el equipo, en el que tu fichaje estrella de la temporada, tu refuerzo de invierno y tu supuesto director de juego (que además parece en tratos para irse) juegan los minutos de la basura, tampoco da para ilusionarse con ganar la Champions. Lo dicho, estamos en manos de D10s Messi. Sólo nos queda confiar en que haga un nuevo milagro. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies