class="post-template-default single single-post postid-5907 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Dream Team: el sueño que cambió el fútbol

Facebooktwitterredditlinkedin

Barça TV ha elaborado un documental que os recomiendo. Se puede ver en la página oficial del Barça (www.fcbarcelona.com) o en youtube. Se titula «Dream Team: el sueño que cambió el fútbol»  y es casi una hora de cruyffismo en vena, para los que andéis necesitados. Con imágenes de jugadas, goles y éxitos intercaladas, se trata de una colección de opiniones de jugadores y técnicos que tuvieron que enfrentarse a aquel equipo mítico. Ya he dicho en alguna ocasión que, parafraseando a Guardiola, todo lo que yo puedo saber de fútbol se lo debo a Cruyff. Crecí admirando el juego de aquel equipo y es como el primer amor, que nunca se olvida. Mira que después hemos disfrutado con Rijkaard, Guardiola o ahora con Luis Enrique, pero lo de Cruyff fue especial por su transgresión, porque rompió de alguna manera con el estilo imperante en la época, como dicen los protagonistas que aparecen en el documental.

Al contrario que en otros panegíricos, en el vídeo no sale nadie del Barça sino gente del Madrid (Valdano, Butragueño, Hierro, Aragón, Martín Vázquez), Atlético (Abel) o Deportivo (Irureta, Fran o Manjarín), los principales rivales que tuvo aquel Barça de Cruyff. Todos coinciden en la innovación, en el cambio de mentalidad que significó para el fútbol español y, por extensión, para el fútbol mundial. Antes de Cruyff, la mayoría de los equipos planteaban defensivamente sus partidos, inspirados por la Italia del Mundial 82 o la Argentina de Bilardo del Mundial 86. «Para quebrar una cultura tan rancia hacía falta una personalidad superior y eso es lo que representó Johan», afirma Valdano, uno de los que más se dejó seducir por su fantasioso estilo. Cruyff reunió a un numeroso grupo de jugadores vascos (Bakero, Begiristain, Salinas, etc), arriesgó con la cantera (Guardiola, Amor, Ferrer, etc), acertó a fichar un gran póker de extranjeros (Koeman, Laudrup, Stoitchkov y Romario) e implantó una filosofía de juego que caló incluso entre sus enemigos.

«Su mandamiento fundamental era la posesión del balón. Quien domina el balón, tiene más posibilidades de ganar», se oye decir a Suker, una maravillosa zurda croata que jugó en el Sevilla y en el Real Madrid. Cruyff amaba lo distinto y por eso no le importaba que los jugadores que fichaba no hubieran triunfado en sus equipos o tuvieran problemas en ellos. Era muy intuitivo y muy simple en su concepción del fútbol. Si le decían que Manolo, el del Atlético, se desmarcaba muy bien, pues decidía no marcarlo. Que el equipo rival era muy alto e iba bien de cabeza, pues les decía a sus jugadores que no concedieran córners o faltas. Otra de sus grandes aportaciones fue colocar a futbolistas de perfil ofensivo en puestos defensivos. Donato aún recuerda cómo alucinaba con Guardiola: «Nunca daba más de dos toques al balón y estaba en todas partes». La admiración por el fútbol sencillo de Guardiola es la misma que hoy despierta Busquets, que actúa en su misma posición. Cruyff fue un revolucionario para el Barça, pero su ideario es algo que se ha transmitido, perdurado en el tiempo y que podría resumirse en la especie de epitafio con el que concluye el documental: «Al fútbol siempre has de jugar de manera atractiva, de manera ofensiva; ha de ser un espectáculo». Palabra de Cruyff. Nada más que añadir.

(Foto/Autor: El Dream Team conquistó para el Barça la primera Champions en 1992/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies