class="post-template-default single single-post postid-31935 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

El Athletic empujó al Barça fuera de la Copa

Facebooktwitterredditlinkedin

En el último suspiro, cuando ya se mascaba la prórroga, el Athletic empujó al Barça fuera de la Copa (1-0). Un gol al alimón entre Busquets y Williams, bastante afortunado, por cierto, terminó con la ilusión azulgrana en esta competición en el minuto 93. No mereció caer el Barça, y menos de esa forma tan cruel, sin posibilidad de reacción. Y aún menos cuando unos minutos antes, nuestro jugador más certero, Messi, había fallado un tanto (también se podría decir que se lo había sacado el portero) de los que no suele fallar. El partido fue bravo y el Barça compitió bien hasta donde le dejó el árbitro, muy presionado por el ambiente enfervorizado de San Mamés. Además de comerse un penalti como la catedral donde se jugaba (lo tenéis en la imagen de arriba), no le permitió al Barça entrar en la pelea que proponía el Athletic. A los 5 minutos de juego ya le había enseñado una tarjeta a Semedo, que ni siquiera había llegado a tocar a Muniaín. Al final del partido, el equipo que propone, que lleva la iniciativa, que intenta jugar al fútbol salió de él con el doble de tarjetas que su rival, que siempre llevó al filo del reglamento la disputa de cada balón. El empujón en el área de Capa a De Jong por detrás no es una carga, lanza al rival a medio metro para arrebatarle el balón y el árbitro no tiene a nadie que le impida ver la jugada. Ya dije, cuando se puso en funcionamiento, que el VAR no iba a corregir la interpretación arbitral. Este mismo colegiado es el que recientemente le anuló al Sevilla un gol en el Bernabéu por una supuesta obstrucción a Militao que fue infinitamente más leve que esta clarísima falta. 

Arbitro aparte, creo que el Barça fue mejor en conjunto que el Athletic. También lo fue en la Supercopa frente al Atlético de Simeone. Y en los dos casos acabó con una dolorosa derrota, en el último momento. A Valverde le costó el puesto. No creo que ocurra lo mismo con Setién, porque eso ya sería rizar el rizo de los despropósitos, pero lo traigo a colación para que entendáis, una vez más, el sinsentido que fue el cambio de técnico a mitad de temporada con el equipo en buena situación para el asalto de los 3 títulos. Igual que nadie puede garantizar que con Valverde se hubiese ganado algo, tampoco nadie me puede decir que no hubiera ocurrido todo lo contrario, que el equipo habría levantado otro Triplete, algo que ya es evidente que no podrá ser. Al equipo se le nota algo de mejoría en el juego, pero no me negaréis que en muchas ocasiones en la salida de la presión alta del Athletic no os recordó al equipo de Valverde. Las pérdidas tanto de Ter Stegen como de algunos centrocampistas y delanteros provocaron las mejores situaciones de gol para el rival. Eso en la Champions nos puede costar una eliminación en cualquier momento. 

En Barça pudo matar el partido en la segunda parte, en la que controló el juego y gozó de muchas y muy buenas ocasiones. De Jong se plantó solo ante Unai Simón, le regateó y cayó obstaculizado por el portero. Como el holandés exageró en su caída, el que se llevó la tarjeta fue él. Luego Griezmann, que salió en la segunda parte por Ansu Fati, falló una ocasión clarísima a pase de Sergi Roberto, que actuó de extremo por la derecha. Y muy bien por cierto. Arthur esta vez sí salió con ganas y tensión por Rakitic, también se ganó una amarilla por contestar al acoso continuado de Aduriz y le dio una asistencia maravillosa a Messi, que esta vez falló. A ver si en la Champions hay mejor suerte. Ojalá. Pero la dificultad también será mayor. Lo mejor de esta eliminación es que Setién tiene 2 semanas limpias para preparar los partidos ante el Getafe y Eibar antes de medirse al Nápoles en la ida de los octavos de final. Sin embargo, este domingo en casa del Betis también tiene que ganar el partido si quiere seguir por lo menos luchando por el título de Liga hasta el final. No creo que los árbitros y el VAR, condicionado mediante tras la famosa jugada de Vinicius y Rulli del curso pasado, se lo permitan, pero en fin, la eliminación tan ridícula del Real Madrid, humillado y goleado en casa (3-4) por la Real Sociedad, remite a momentos estelares de la temporada pasada y pone de manifiesto que los de Zidane no están tan bien como los pitan. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies