class="post-template-default single single-post postid-31729 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

El Barça pierde la cabeza ante el Levante (3-1)

Facebooktwitterredditlinkedin

Será cosa del aire que sopla por allí, porque no es la primera vez que el Barça pierde la cabeza ante el Levante (3-1), un equipo que le tiene tomada la medida al de Valverde y que le ha derrotado en 3 de sus últimas 4 visitas al Ciutat de Valencia. Además, le ha ganado al Barça bien ganado, simplemente haciendo gala de mejor colocación, más intensidad y un gran acierto y fortuna de cara a portería. La primera parte no hacía presagiar el desenlace de la segunda, porque el Barça tuvo bastante controlado el duelo y el ritmo de juego. Se adelantó en un penalti cometido por Miramón a Semedo que transformó Messi en su sexto gol consecutivo en los últimos 5 partidos. Fue casi la única buena noticia del encuentro. Pocos minutos después, el argentino pudo marcar en dos acciones y luego en la segunda parte le anularon un gol por fuera de juego de Griezmann en el arranque de la acción. Pensar que por ese fuera de juego Messi logró la ventaja decisiva para hacer el tanto es algo que el protocolo del VAR debería mirar, porque la acción sigue con un disparo, un rebote que beneficia a Messi y un amago en el que tira al portero y a un defensa. Messi no marcó gracias a la posición adelantada de Griezmann. Si el juez de línea no vio fuera de juego, me parece intrascendente para el desarrollo posterior de la acción. Me parece que no debía de haberse anulado el gol. Es lo mismo que pasó en la jugada del penalti, con un fuera de juego muy anterior al desarrollo de la jugada decisiva. Messi intentó liderar una nueva remontada, pero la anulación de ese gol le quitó la fe. A él y al equipo. 

El Barça se condenó en una segunda parte malísima, en la que no entró con la suficiente seriedad al partido. Jugando a la lentísima velocidad a la que lo hacía era casi imposible que pudiera llevarse el partido. El Levante, por debajo en el marcador, simplemente dio un paso adelante. Apretó más arriba al Barça y en una de esas presiones llegó el empate, obra de Campaña. En los siguientes 8 minutos llegaron el segundo de Borja Mayoral, desde fuera del área, y un tercero de Radoja, la puntilla, con la colaboración de Busquets, que desvió el balón a Ter Stegen. No mereció salir el Barça con ningún punto de un escenario donde ha ganado varias ligas en los últimos años. Su tremenda indolencia y falta de precisión le llevó primero a irse del partido y después a perderlo de forma merecida. 

No conviene hacer demasiada sangre de este resultado, porque en dos días llega un encuentro trascendental en la Champions frente al Slavia. Aquí sí un resultado como éste sería muy perjudicial para el equipo. En la Liga es un traspié más. Seguramente el Barça perderá el liderato, pero a mí es algo que a estas alturas me importa un pepino. Claro que no me gustaron las sensaciones que dio el equipo, muy apático sobre todo en ese comienzo de segundo tiempo. No entendí desde el principio que Valverde dejara en casa a Dembélé, su jugador más desequilibrante tras Messi. Vidal recibió el premio de seguir siendo titular, tras su buen desempeño ante el Valladolid, pero esta vez no estuvo acertado. Pero tampoco le culpabilizaría de nada. Luis Suárez se fue lesionado en la primera parte porque no había tenido descanso en los últimos 6 partidos del Barça. Es evidente desde que llegó al cargo que las rotaciones no son el fuerte de Valverde. El manejo de los recursos de la plantilla es una de las cosas que sí se le pueden echar en cara a este técnico. Y con razón. Pero hacer responsable único de la derrota al entrenador, cuando sobre el campo se vio una diferencia abismal de intensidad entre los jugadores de ambos equipos, me parece un error. El Barça ha jugado esta temporada 8 partidos fuera de casa y sólo ha conseguido 3 victorias (Getafe, Eibar y Slavia), por 3 derrotas (Athletic, Granada y Levante) y 2 empates (Dortmund y Osasuna). Es evidente que el equipo tiene un problema cuando juega fuera de su estadio y, desde luego, como no lo solucione, será imposible que pueda ganar algún título esta temporada. 

(Griezmann falló esta buena ocasión a pase de Messi/fcbarcelona.es)

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies