class="post-template-default single single-post postid-31828 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

El Barça sigue líder tras el Clásico más largo de la historia (0-0)

Facebooktwitterredditlinkedin

Había mucha expectación por este Clásico, el más largo de la historia, porque empezó a disputarse la semana de antes del 26 de octubre. Por si no lo recordáis, el Madrid debía visitar el Camp Nou justo después de perder en Mallorca (1-0) dando una pésima imagen. Desde luego, no era su mejor momento. Tras aquella derrota, han mejorado mucho sus resultados y su juego. Ya sabéis que el fútbol es un estado de ánimo. Por eso desde el Madrid y gracias a sus altavoces mediáticos propiciaron un aplazamiento que no parecía tener mucho sentido: el ministro del Interior y la Policía garantizan la seguridad. El Barça habría preferido jugarlo en la fecha señalada, cuando venía con una racha de 6 victorias consecutivas y tenía a Arthur y Dembélé en condiciones. Si a alguien benefició el aplazamiento, desde luego, fue al Madrid, que en estos dos meses ha podido hacer su equipo, aunque fuera sin Hazard. El partido podía haberse jugado en su día sin ningún tipo de incidentes, igual que se disputó ahora. En los 2 últimos meses, el interés en la capital ya no estaba tanto en que se jugara el Clásico sino en una posible nueva suspensión. Y si era definitiva, mejor. Y si le daban los 3 puntos al Madrid sin jugar, por alguna de las innumerables alteraciones con las que alarmaban (que si no llegarían los jugadores al estadio, que si no lo hacía el árbitro, que si había lanzamientos, que si había invasiones de campo, que si había incidentes en las gradas…) pues todavía mejor.

Si alguien sale perdiendo de este Clásico es toda esa Prensa tendenciosa, sensacionalista y alarmista, la mayoría madridista, que luego se queja de que nadie la cree. Para mí el Barça es el que sale triunfante del Clásico porque sigue líder de la Liga y el 0-0 no es un mal resultado para el partido de la segunda vuelta. Recordad que el Atlético de Simeone le robó así una liga muy igualada al Barça (0-0 en el Calderón y 1-1 en el Camp Nou). Teniendo en cuenta que el campeonato se dirige inexorablemente a un mano a mano entre los dos colosos del fútbol mundial, cualquier empate con goles en el Bernabéu le daría el golaverage particular a los azulgrana. El doble enfrentamiento será como una eliminatoria por el título. 

Con este empate además el criticado Valverde iguala la mejor racha de Guardiola de partidos consecutivos sin perder ante el Madrid, que son 7, con 4 triunfos y 3 empates. Salvo el 5-1 del curso pasado, el Barça está logrando mejores resultados en el Bernabéu que en el Camp Nou. La presión ambiental de llevar el peso del partido es algo que se nota, como dijo Messi, y en las transiciones (rápidas o no) es donde más peligro se genera en el fútbol moderno. El partido me pareció en general muy igualado. La posesión, en contra lo que pueda parecer, estuvo del lado azulgrana: 52,3% por el 47,7% de los blancos. Si bien la calidad de esta posesión pudo ser diferente (el Barça tuvo más el balón en su campo que en el del rival), creo que en cuanto a ocasiones claras, la cosa estuvo muy pareja. Piqué y Ramos salvaron dos goles sobre la línea de gol, Ter Stegen y Courtois solo intervenieron en disparos lejanos o para cortar acciones de peligro y Jordi Alba y Bale enviaron fuera por poco las ocasiones más claras del duelo. Hubo un gol bien anulado al Madrid por fuera de juego y los blancos reclaman una acción de Lenglet como penalti sobre Varane en la que el azulgrana despeja el balón claramente con la cabeza y en el escorzo que tiene que hacer para rectificar su rechace roza con los tacos en el muslo del madridista. Eso no es penalti más que en la imaginación de los blancos, pero ahora tendremos otra ración de VAR hasta en la sopa para que después les sigan beneficiando en otros partidos. Es la táctica que les ha funcionando siempre. Por eso la siguen utilizando. Si se quejan del árbitro, podían ver de nuevo el partido de Casemiro, que hizo 4 o 5 faltas, una incluso con la mano que cortaba una transición, antes de ver la amarilla por un derribo a Luis Suárez. Perfectamente, pudo no haber acabado el partido. 

El Madrid fue mejor haciendo la presión adelantada y saliendo mejor de la que pretendía hacerle el Barça. Otra vez el equipo de Valverde falló en algo que le ha condenado ya demasiadas veces. No encuentra la manera de salir jugando con el balón, se precipita demasiado a la hora de jugar en largo con Suárez, porque es cierto que la propuesta es demasiado golosa: el tridente contra una defensa muy adelantada y sin ayuda del centro del campo. Pero eso le resta continuidad al juego azulgrana, desconecta a Messi y obliga a hacer al resto del equipo un esfuerzo extra en la recuperación. Ya lo he comentado más de una vez: es la receta que solía aplicar el Barça al resto de equipos. Cada vez más rivales saben jugar a lo mismo. Por eso los partidos del Barça resultan cada vez más igualados. El Madrid ha encontrado su equilibrio cuando ha juntado a 4 centrocampistas, que en realidad en el Camp Nou fueron 5 o 6, porque Bale estuvo más aplicado en tareas defensivas que ofensivas y Benzema baja y se mueve mucho para asociarse. El Barça, para equilibrarse, necesita hacer lo mismo, que Valverde encuentre por fin su centro del campo titular y que Griezmann, Suárez y Messi se impliquen más en el inicio y en la construcción del juego. He vuelto a ver repetido el partido y me dio la sensación de que el Madrid está más hecho como equipo porque se le ve más organizado y sabiendo en más momentos lo que quiere, pero sin la punzante picadura que tenía antaño. Al contrario (parece que los equipos han mutado), cuando el Barça sorteaba la presión blanca, el peligro se adivinaba en cada acción de ataque azulgrana durante todo el encuentro. Messi, una vez más, fue el mejor, aunque esta vez fallara en el remate. Una se la sacó Ramos bajo palos y en la otra, a 2 metros de la portería, con Courtois vencido ya al lado contrario, le pegó al aire. Entre Madrid y Barça cualquier detalle podrá decidir esta Liga. Los azulgrana están fallando más fuera de casa, pero los madridistas tampoco están fuertes en su estadio. Igual el Clásico del Bernabéu tampoco decide nada. Lo que está claro desde ahora es que la Liga se jugará partido a partido en otros campos y ante otros rivales. Porque la igualdad entre ambos es máxima.

Imagen impresionante del Camp Nou antes del duelo/fcbarcelona.es

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies