class="post-template-default single single-post postid-32535 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

El Barça sólo recorta un punto al Atlético

Facebooktwitterredditlinkedin

El Barça no pudo aprovechar la derrota del Atlético el día anterior (0-2 con el Levante) para meterse directamente en la lucha por la Liga. Empató contra el Cádiz (1-1) un partido que debió haber ganado de calle y en lugar de quedarse a 6 puntos se mantiene a 8, una distancia que no es insalvable, ni mucho menos, pero que se antoja difícil que pueda desaparecer por completo. Si obviamos las últimas decepciones en Copa (2-0 en Sevilla) y en Champions (1-4 ante el PSG), la trayectoria del equipo en la Liga es la mejor desde que se inició el curso: suma 13 partidos sin perder, con 10 victorias y 3 empates (los 3 en el Camp Nou) ante Valencia, Eibar y Cádiz. Sin contar lo que se perdió al principio de la Liga, sólo con ganar esos tres partidos que tuvo en su mano, el Barça estaría metido de lleno en la lucha por el título. Todavía quedan 15 duelos para el final del campeonato, incluidos un Atlético-Real Madrid, un Real Madrid-Barça y un Barça-Atlético. Creo que aún es pronto para arrojar la toalla, sobre todo porque ni Atlético ni Real Madrid andan demasiado finos. El Barça, liberado de Champions, podría aprovechar el mayor desgaste de sus rivales. 

Pero el problema no son los adversarios que tiene el Barça, el problema está en el propio Barça. Lo malo no es ver que los resultados no se dan como quisiéramos todos, lo malo es ver que los jugadores lo intentan una y otra vez y no les da, no les llega. Ni para competir por los títulos ni para imponerse al Cádiz en dos partidos. Y eso que fue un rival ultradefensivo y que está en la pelea por no descender, igual que el Elche, que visita el Camp Nou el próximo miércoles y que de la mano de Fran Escribá planteará exactamente el mismo partido: todos atrincherados atrás y a esperar un fallo del equipo azulgrana, algo que suele llegar en todos los encuentros, más tarde o más temprano, ya sea de forma individual o colectiva. El Barça sólo ha ganado uno de los últimos 4 compromisos y ha perdido la frescura con la que parecía llegar a este tramo decisivo de la temporada. Insisto en que pelear la Copa en enero y febrero con los titulares siempre nos penaliza al llegar la primavera. 

Koeman, además, no hace nada por insuflar más vitalidad al grupo, porque repitió la misma alineación que había sido vapuleada por el PSG. Al contrario que el pasado martes, esta vez no concedió apenas ocasiones al Cádiz, pero un absurdo penalti de Lenglet a falta de dos minutos para el final le condenó a un empate que ni por juego ni por ocasiones mereció. Es ya una constante del equipo, la de desaprovechar opciones clarísimas de gol. El VAR también hizo lo suyo, pues anuló 2 goles, uno muy claro de De Jong, pero el otro de Pedri no tengo tan claro que Griezmann esté en fuera de juego, además de que tapona el tiro de su propio compañero. Messi, en su partido 505 de Liga, los mismos que Xavi, marcó a su rival 38 liguero. Lo hizo tras un claro penalti a Pedri. En fin, como ya os dije en el anterior post, me parece que el único partido importante que al Barça le queda por jugar es la vuelta de semifinales coperas contra el Sevilla. El resto debería ser un laboratorio de pruebas para Koeman, sobre todo, con la gente joven del equipo y la del filial, para preparar desde ya la próxima temporada. 

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies