class="post-template-default single single-post postid-3066 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Eusebio se sienta por fin en el banquillo del Camp Nou pero como entrenador del rival

Foto: FC barcelona
Facebooktwitterredditlinkedin

Eusebio se sienta por fin en el banquillo del Camp Nou, pero como entrenador del equipo rival, la Real Sociedad. Con 51 años, supongo que todavía aspira a hacerlo algún día en el del Barça, aunque creo que ese tren ya pasó para él. Su oportunidad estuvo en el relevo de Tito Vilanova. Entonces pesó más la apuesta por el Tata Martino del presidente Rosell y no se le tuvo en cuenta. «En los medios de comunicación se ha obviado mi nombre y eso duele. De alguna manera se me ha faltado al respeto. Se me ha ninguneado. Es algo que me hace reflexionar, ¿por qué se me ha ignorado de esta manera?», se quejaba amargamente Eusebio en el verano de 2013. El técnico vallisoletano había tomado el testigo de Luis Enrique al frente del filial y lo había dejado octavo y noveno en sus dos primeras temporadas. Su mejor resultado llegó precisamente después de sentirse maltratado por los medios: el Barça B, con Sergi Gómez, Ilie, Espinosa y Denis Suárez como piezas destacadas, quedó tercero en Segunda División, igualando el registro que había alcanzado Luis Enrique en la temporada 2010-11, justo antes de irse a la Roma.

Eusebio fue destituido el pasado 9 de febrero, cuando el Barça B marchaba el 17º, con 26 puntos en 24 partidos. Dos jornadas después de ser relevado por Jordi Vinyals, el equipo cayó en descenso y ya no salió de ahí, porque sumó sólo 10 puntos más en 18 encuentros. La caída del filial no se ha detenido aún, pues ahora con Gerard ocupa también posiciones de descenso a Tercera, con 14 puntos en 14 jornadas. Para quien no lo recuerde o para los más jóvenes, Eusebio era un centrocampista muy técnico, tipo Xavi, que fue un gran comodín en la etapa del Dream Team de Cruyff. Lo mismo podía jugar de mediocentro, que de interior, mediapunta e incluso lateral. Eusebio fue un hombre de Cruyff (1988-95), jugó con Guardiola y fue colaborador de Rijkaard (2003-08). ¿Por qué entonces su nombre no ha sonado nunca con fuerza para el banquillo azulgrana?

La explicación puede estar del lado del juego. Igual que me gustaba cómo jugaban los Barça B de Guardiola y Luis Enrique, a mí particularmente no me convenció nunca el Barça B de Eusebio, incluso en su mejor versión. Tampoco lo hace, he de decirlo, de momento, el de Gerard. Aquel equipo de Eusebio tenía una clara tendencia cruyffista, muchas veces hasta suicida, muy valiente y en ocasiones hasta brillante en ataque, pero muy débil detrás, sin el tamiz de la disciplina y el rigor táctico de Van Gaal. Jugaba de manera muy inconsistente. Al menos yo lo recuerdo así y por eso creo que nunca ha contado de verdad para entrenar al primer equipo. Al frente de la Real Sociedad tiene ahora su primera oportunidad como primer espada de un equipo de Primera. Y tras ganar al Sevilla en su debut (2-0) se presenta en el Camp Nou, el campo donde cree que fue ninguneado, para enfrentarse por primera vez al equipo al que ha estado vinculado sentimental y profesionalmente los últimos 27 años de su vida. Será un día especial para él, sin duda.

Facebooktwitterredditlinkedin