class="post-template-default single single-post postid-5467 single-format-standard header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

¡Felicidades, capitán, ojalá te regalen una Liga en Granada, que la mereces!

Facebooktwitterredditlinkedin

Iniesta cumplió 32 años. Lo celebró rodeado de su familia más cercana, con sus padres, su esposa y sus dos hijos. Arriba tenéis la foto que él mismo subió a su perfil de facebook, acompañada de un sencillo mensaje: «Muchas gracias a todos por vuestras felicitaciones». Como en el caso reciente de Xavi y como pasará, por supuesto, con Messi, con Piqué o con Busquets, Iniesta es de los futbolistas que siempre echaremos de menos en el Barça cuando nos falten. Todavía quedan para ello dos, tres o cuatro campañas, dependerá de muchos factores, así que conviene no hacer cuentas sino disfrutar del camino, como siempre. En el título de este artículo («¡Felicidades, capitán, ojalá te regalen una Liga en Granada, que la mereces!») creo resumir lo que piensan la gran mayoría de los barcelonistas. El mayor héroe futbolístico que haya tenido nunca este país, el hombre que con su gol nos hizo ganar el Mundial, resulta que es el capitán del Barça, un tipo sencillo, humilde y trabajador al que muchos (Adán, Pau López o Barral, todos los días sale alguno más) quieren fastidiarle la Liga.

De Iniesta, como de Messi, se hablaba mucho antes de su aparición por el primer equipo. Recuerdo perfectamente su debut, hace casi 14 años (29 de octubre de 2002) en un partido de Champions frente al Brujas que acabó 0-2, con dos goles de Riquelme. El argentino, quizá prendado de aquella primera actuación, siempre ha elogiado muchísimo el talento del manchego. Ya en aquel partido se podía adivinar que había jugador para el primer equipo durante muchos años. Con el tiempo, sólo ha ido mejorando en resistencia y sabiduría, pero la habilidad y la clase ya la tenía entonces. Van Gaal fue el que le dio la alternativa, con Rijkaard terminó de pulirse y con la llegada de Guardiola ya fue indiscutible.

Este año, su primero como capitán tras la marcha de Xavi, ya he comentado que le veo mucho más líder y responsable en el campo. No es casual que provocase el penalti en aquel contragolpe mortal del Atlético cuando el Barça fue eliminado de la Champions. Fue de los que más empeño puso en igualar el partido y veía que si pasaba aquel balón, la eliminatoria se iba de forma irremediable, como así fue tras el segundo tanto de Griezmann. Iniesta ha sufrido esta eliminación de Champions, pero ya levantó la Supercopa de Europa y el Mundial de Clubes. Sólo ha marcado un gol esta temporada (en el 0-4 del Bernabéu). Como en Sudáfrica en 2010, no estaría mal que el capitán firmase en Granada el gol que nos haga celebrar la Liga. Sería la mejor manera de acordarnos de su cumpleaños para siempre.

 

Facebooktwitterredditlinkedin