class="post-template-default single single-post postid-1398 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Florencia esculpe gratos recuerdos en la memoria culé

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin

El museo de escultura al aire libre de la Piazza della Signoria es uno de los lugares más bellos del mundo que se pueden visitar de forma gratuita. Muchos recordarán este emblemático rincón de Florencia, aunque no hayan estado nunca, porque por esta plaza se paseó a sus anchas el Hannibal Lecter de Ridley Scott. El más famoso doctor de la historia del cine (junto al doctor Frankenstein y al doctor Watson, supongo) colgó al comisario Rinaldo Pazzi del balcón principal del Palazzo Vecchio, con una incisión previa en el abdomen, para que antes de balancearse en la cuerda esparciese todas sus vísceras por el suelo. Para Lecter, era su particular manera de hacer arte. Además de esta evocación cinéfila, Florencia esculpe en la memoria culé otros grandes recuerdos. Mucho más gratos, por supuesto.

El Barça visitó por última vez el estadio Artemio Franchi cuando Guardiola se hizo cargo el equipo, en la pretemporada del curso 2008-09 que acabaría con el triplete. De los 21 jugadores que participaron en aquel 1-3 (goles de Puyol, Jeffren y Bojan), sólo quedan seis en la plantilla actual: Alves, Piqué, Busquets, Iniesta, Pedro y Messi. Como pueden ver, de un triplete a otro, el personal ha cambiado bastante, aunque se mantiene la columna vertebral o pasillo de seguridad, que diría el fallecido Luis Aragonés. De los jóvenes que acompañaron al primer equipo esa pretemporada, sólo Busquets y Pedro permanecen. El resto tuvo que emigrar, hace más o menos tiempo: Bojan (Stoke City), Jeffren (Valladolid), Víctor Sánchez (Espanyol), Víctor Vázquez (Brujas) y Marc Crosas (Cruz Azul de México).

Guardiola también visitó el estadio de Florencia en 1997, en su etapa de jugador, y marcó un gran gol de falta para sellar el triunfo por 0-2 que daría el pase a la final de la Recopa. El Barça conquistaría luego el trofeo frente al PSG con un gol de penalti del gran Ronaldo. Dos años después, el equipo de Van Gaal y la Fiorentina de Batistuta protagonizarían dos duelos espectaculares en la fase de grupos de la Champions 1999-00: 4-2 en el Camp Nou y 3-3 en Florencia. Este último partido será siempre recordado por el antológico tanto que el italiano Mauro Bressan le marcó a Arnau, una tijera desde fuera del área que está entre los 10 mejores goles de la historia de la UEFA. Si no lo recuerdan, pueden verlo en youtube. Los españoles que hay en la Fiorentina (Mario Suárez, Borja Valero, Marcos Alonso y Joaquín) y los tres ex del Villarreal (Rossi, Matías Fernández y Gonzalo Rodríguez) seguro que ya lo han hecho.

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedin