class="post-template-default single single-post postid-3231 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Florentino hace una alineación indebida en el Madrid

Facebooktwitterredditlinkedin

No es la primera vez que leo en las redes que muchos aficionados del Barça le desean a Florentino Pérez muchos años en la presidencia del Madrid. Superar lo de Gaspart entre 2000 y 2003 parecía imposible, pero sumados sus dos periodos al frente del club blanco, al final no le va a andar tan lejos. Todas sus últimas decisiones parecen erráticas. La última ha sido la chirigota de Cádiz, con Benítez alineando a un jugador que estaba sancionado, Cheryshev. Según el portavoz Butragueño, «el Madrid no hace el ridículo nunca», pero lo del Ramón de Carranza se pareció bastante. El club madridista ha basado su comunicación de crisis en un desconocimiento de la sanción del jugador, cuando cualquiera sabe que Tráfico te embarga la cuenta del banco aunque no sepas ni dónde has cometido la infracción. Las sanciones de fútbol en España son públicas, se conocen en cuanto se imponen y la mayoría de los medios las divulgan con profusión. Es como la clasificación de Primera, en cuanto hay una variación, se difunde. Hasta un analfabeto en leyes sabe que el desconocimiento de la ley no te exime de la pena.

Que un club tan grande como el Madrid no sepa elaborar más estrategia comunicativa que decir que su metedura de pata no fue de mala fe me parecería muy grave si fuera aficionado o socio madridista. Afortunadamente no lo soy. Que apele a algún artículo del reglamento, como uno que hace referencia a amonestaciones (tarjetas) y no sanciones, es directamente patético, por muy bien que lo argumenten los servicios jurídicos del club. Como bien sabrá Florentino, la reputación de una marca o de una organización es un intangible. Y en estos momentos, la del Real Madrid está por los suelos en todo el mundo. En parte creo que se debe a una mala comunicación de crisis. No sé quién habrá sido el responsable de lo de Cheryshev, porque todavía no lo han dicho, pero el Madrid ha cometido un error muy grave. Y lo primero que hay que hacer en estos casos, según los manuales, es reconocer ese error, algo que todavía nadie ha hecho.

Lo acabamos de ver con la crisis de los motores diesel de Wolkswagen. Florentino debería explicar claramente a sus socios o simpatizantes lo que ha sucedido, quién ha sido el responsable de la cantada e informarles de las medidas que va a tomar para que no vuelva a suceder. Todo con el fin de que la situación vuelva a la normalidad cuanto antes y evitar el desgaste de imagen. El error y las consecuencias (la eliminación de la Copa) son tan importantes para su masa social (para sus clientes, si me lo permiten), que no puede seguir incidiendo en que no sabían nada. Si no sabían que Cheryshev no podía jugar supongo que a los socios les parecerá aún peor. Una sociedad con un presupuesto de más de 600 millones de euros no puede depender de que a algún empleado se le olvide a quien puede o no puede alinear en un partido. La alineación indebida, en este caso, si no se encuentra ningún responsable, será de Florentino Pérez, que es quien ha contratado a toda la comparsa chirigotesca de Cádiz.

Facebooktwitterredditlinkedin