class="post-template-default single single-post postid-8261 single-format-standard mmm mega_main_menu-2-1-2 header_3 nav_bar_static preloader wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4 vc_responsive">

Gil Manzano aleja la Liga 1 punto más

Facebooktwitterredditlinkedin

Son muchas y muy claras las jugadas como para que sea una simple casualidad o un error humano. Se me vienen a la mente el penalti escandaloso de Etxeita a Neymar en San Mamés, el no menos manifiesto que le hizo Dani Mallo en Vigo, el que cometió Bruno con una parada digna de Casillas en El Madrigal, el gol fantasma del Villamarín que entró más de un metro… Seguro que hay muchísimas más. Son tantas que no se de qué me sorprendo. Pero mi capacidad de sorpresa debe ser muy pequeña, porque no me podía creer que en La Rosaleda el árbitro sacara fuera del área el penalti que le hicieron a Sergi Roberto. Arriba tenéis la captura del momento. Cuando un jugador se dispone a entrar en el área puede haber alguna duda de si es dentro o fuera, como pasó con una acción de Mascherano (claramente fuera del área), pero cuando el jugador ya está dentro y sus dos defensores también, me parece hasta surrealista que alguien pueda apreciar que puede estar fuera del área, cuando además está observando la acción a 2 metros. Los 3 jugadores están en el interior del área, pero bien dentro, no por centímetros. Es más, Sergi Roberto no sale del área en ningún momento. Seguro que recordáis que este mismo árbitro, hace dos temporadas, le pitó un penalti a Mascherano por una supuesta falta a Juanfran en el Calderón en la que el argentino estaba claramente con los dos pies fuera del área. Cuando os insisto que muchos árbitros sólo ven lo que quieren ver me refiero a este tipo de jugadas. ¿Dentro o fuera? Pues fuera. En fin, que Gil Manzano aleja la Liga 1 punto más, pero creo que todavía hay mucho que pelear.

El árbitro no sólo perjudicó al Barça en esa jugada, aunque anuló otra a Peñaranda que pudo ser gol, sino que en la primera parte también hay otro claro penalti a André Gomes y a la media hora había 3 jugadores con tarjeta en el Barça: Alba, por acariciar a un rival la cara, Neymar, por atarse las botas, y Umtiti, por protestar. Si intentara contar las patadas y agarrones que recibieron Messi, Suárez y, sobre todo, Neymar, nos tiraríamos toda la noche. El Málaga defendió bien, pero hay que decir que defendió violando el reglamento durante todo el partido. A Neymar, en cambio, le mostraron la roja por un choque cuerpo a cuerpo, ni siquiera por una patada. A Suárez también le pitaban falta cada vez que intentaba presionar a los defensas. Son ejemplos de lo que os digo cuando hablo de que al Barça (al contrario que al Madrid) no le permiten utilizar las mismas armas contra estos rivales peleones y que se hartan de pegar. Si lo de Neymar merece la expulsión, por la cantidad de faltas que hizo, Camacho debió ver dos rojas por lo menos.

Para mí la clave del partido estuvo en la clara ocasión que falló Suárez en el minuto 15, cuando se quedó mano a mano con Kameni tras un excelente pase de Alba. Creo que el partido hubiese tomado una deriva distinta de la que tomó con el gol de Sandro, que viene precedido, recordad, por la brillante jugada de Messi que deja a André Gomes delante del portero para fusilarle. Pero llega Rosales y arrolla al portugués para hacerse con su posición. El primer tanto es un error de Mathieu al tirar el fuera de juego y, a pesar de que en la segunda parte lo intentó de todas maneras, el Barça no pudo igualarlo. Suárez esta vez no estuvo fino, a Neymar le vi cansado ya contra el Sevilla y Messi no tuvo el punto de mira demasiado ajustado. Nos falló el tridente, sí, pero no siempre puede salir airoso de encerronas como la de Málaga. Denis Suárez y André Gomes creo que no dieron ese plus de intensidad que requería un partido como éste. Iniesta y Sergi Roberto lo intentaron en la segunda parte y creo que el orgullo del equipo dominando al rival con 10 jugadores fue hasta emotivo. Como digo, la Liga está 1 punto más lejos, pero todavía no la doy por perdida. Quedan 7 partidos (8 al Madrid) y 3 puntos de diferencia. Si el Barça no pierde en el Bernabéu, seguirá peleando hasta el final. El martes llega la Champions y no hay tiempo de lamentarse. Seguro que todos cambiamos esta derrota inmerecida por un buen resultado en Turín contra la Juventus.

Facebooktwitterredditlinkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies